domingo, 22 de abril de 2012

¿Alguien puede decirme algo?


Será por el aburrimiento o porque es entretenido, lo cierto es que, sin llegar a convertirme en un adicto de Facebook, paso parte del tiempo que dispongo metido en esa red social de la que cuelgo “copos”, poesía y algún que otro pensamiento y ocurrencia.

Sé bien que las amistades son virtuales, pero ocurre que en ese colgar instantáneas se van acercado posturas entre personas que puedan vivir en Argentina, Portugal, España, etc. Poco a poco el círculo de amistades se reduce y al final se va conformando un grupo que, tal vez, no llegue a la veintena de personas al que parece les une formas de pensar, lecturas de libros, ironía al cien por cien y temas de extrema profundidad, aparte, lógicamente, de bromas y acertijos.

Sin necesidad de mencionar sus apellidos, en la madrugada del sábado al domingo, una mujer de nombre Ana, seguro que ciudadana de Madrid, colgó en la red el siguiente párrafo que transcribo: “¿Alguien sabe que pasa en las calles de Madrid que está todo el mundo tan contento? ¿Se acabó el paro? ¿Resucitó el elefante del rey? ¿Subieron los sueldos? ¿Urdangarín y todos los urdangarines devolvieron el dinero? ¿Aumentó la venta de libros? ¿Descubrieron alguna cura para alguna enfermedad? ¿Subió la Bolsa? ¿Los políticos renunciaron a alguno de sus sueldos? ¿Se acabaron los desahucios? ¿Los bancos se volvieron desinteresados?....¿Alguien puede decirme algo?”.

Lógicamente le contesté con una lacónica respuesta: “Ironía buena y de la pura. Abrazos”, y seguí contestando a otros y otras internautas sobre cuestiones más baladíes.

Pues bien, cerca de la medianoche del domingo, me dispongo a comentarle alguna cosilla más. Comprenderán ustedes que ella, los que me lean y yo sabemos que la algarada madrileña, a la que alude Ana, fue debida al triunfo del R. Madrid sobre el Barça.

Lo malo sería que aquella máxima de Carlos Marx en la que afirmaba que “la religión es el opio del pueblo”, pueda bifurcar en estos tiempos de crisis hacia otra nueva adormidera, léase: fútbol.

Y es que es esa droga, administrada para millonarios y por millonarios, la que entretiene y hace olvidar la gran problemática de la actualidad.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

2 comentarios:

  1. Así es José, el opio se diversifica... En ocasiones temo que la mentalidad "Gran Hermano" repulsiva de Tele5, que no revulsiva de Orwell, domina este pais.

    ResponderEliminar
  2. Hay más, querida Magda, muchas más por desgracia; pero la que mencionas no es moco de pavo. Besos.

    ResponderEliminar