domingo, 11 de marzo de 2012

Poema ocasional


POEMA OCASIONAL
José García Pérez

Este lugar y sus canciones
acariciándome con ansias,
este salpicar de los tiempos
donde muérese mi esperanza.
Esta canción que se repite
mirar y ver pasar las páginas
y que sean todas idénticas
todas con iguales palabras.
El aquí, el para qué y el cuándo,
el hoy, y el ayer y el mañana,
y tanto buscar en las cosas
y no saber hallar la calma
o la quimera de creerse
que uno es dios y hombre, y no ser nada.

Abrir y cerrar estos ojos,
rebosar el cántaro de agua
sentir que la muerte nos llega
y que toda el agua se escancia.

Y sé numerosas verdades
(o al menos sabía creerlas),
que la llegada de la muerte
no será nunca una sorpresa.
Ahora sé que nos sorprende
cuando solos con la conciencia
descubrimos en soledad
que nada se ama, aunque se quiera.

Sabía de Dios tantas cosas,
tantas palabras y tan bellas,
que si era justo o si era bueno,
palabras y palabras huecas.
Hoy de Dios ya no sé quizás
nada, pero sé que su estela
aparece cuando alguien ama
y cuando no se ama, se aleja.

(De “Sueltos” de José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario