miércoles, 14 de marzo de 2012

¡Júbilo!


Júbilo, sí.
Júbilo de sentir nacer el día
desde el viente sagrado de la noche.
Más júbilo
por caricias que siento
por el agua que besa la tierra de mis padres
por mis dedos que palpan
y mis ojos abiertos.

Júbilo, sí
que los muertos dejan ya de serlo.

Escuchad: suenan cascabeles de alegría:
tin, tin tin,
tin, tin tin.

Júbilo, sí; y
libre como el viento que besa la amapola,
libre para buscar el polen escondido
en los lardines de mi infancia.

Júbilo de aleluyas:
benditos los amantes de la Tierra.
bendita la pureza de los niños
bendito el útero de ti, mujer
sembradora de vida y esperanza.

Alegraos conmigo.
La vida sigue su camino.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario