lunes, 26 de marzo de 2012

Griñán, Arenas y Valderas


Pepe Griñán, aunque criticado por unos y otros, no se equivocó a la hora de convocar elecciones andaluzas separadas de las generales. Echó un salvavidas al tsunami azul y supo aferrarse a él, creyendo y demostrando que Andalucía es singular.

Más allá de Despeñaperros no se ha visto ayudado, tal vez el no lo haya permitido, para que los gurús nacionales del PSOE vinieran a echarle una mano, no fuese que trajeran una púa con la que pinchar el salvavidas. Y los pocos que vinieron metieron la patita porque no conocían lo que se cocía por esta extraña tierra donde el dolor está a punto de ser exaltado por las calles de pueblos y ciudades.

Ha tenido la virtud de hace ver que Andalucía podía dignificarse ante esa contienda que, a primera vista, parecía perdida. Y así, el gran perdedor del Congreso del PSOE por su apuesta a favor de Carmen Chacón se ha convertido, aunque perdiendo diputados, en la nueva esperanza del partido socialista.

La sencillez de su mensaje, su apuesta por la cultura, la multiplicación de su persona en los lugares más variopintos, la personalización de la campaña en su figura, el hecho de dar la cara en Sevilla como número uno, su conocimiento real de la economía y el no haberse arrugado ante los tristemente famosos Eres, que el mismo denunció, han conseguido que el PSOE-A no haya sido pulverizado.

Javier Arenas, huyó de Sevilla, donde siempre ha perdido a nivel electoral, y fue a refugiarse a Almería. No acudió al debate, excusando su presencia porque Canal Sur era un ente público, e hizo un feo a los andaluces de derechas e izquierdas con un silencio algo chulesco cuando tenía que haber dado la cara, aunque se la partieran entre Valderas y Griñán.

Su campaña la basó en las investigaciones que la jueza Alaya lleva respecto a los Eres y, para ello, enviaba al triste Secretario General señor Sanz a informar a los andaluces del sumario paralelo, y ello ocurría mientras Valderas hablaba de ideales que iban asentándose en el corazón andaluz.

Ahora, cualquier día, Arenas tomará el AVE que lleva a Madrid.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario