martes, 6 de marzo de 2012

¿Consejería de Cultura en Andalucía?


En Andalucía quedan dos telediarios y poco más para que los espadachines políticos comiencen sus duelos a fin de saber quién se alzará con la victoria final. Lo único que se sabe con certeza es que dicha victoria será contundente por parte de los mosqueteros de Javier Arenas, pero se desconoce si la contundencia será absoluta, o sea, si los espadas de Pepe Griñán quedarán heridos de muerte o si, con la ayuda de Diego Valderas, podrán resucitar y volver a ejercer el puesto de mando en plaza en este vasto territorio que es Andalucía.

Aunque está extendida la teoría del pensamiento único, o sea, que tanto monta y monta tanto Arenas como Griñán, lo cierto es que, guste o no, existen rasgos distintivos en los floretes de ambos maestros del duelo electoral. El principal de ellos es la Cultura, no me refiero a la concepción educativa, sino pura y netamente al hecho cultural y, especialmente, a la distinción de Cultura como servicio público o empresarial.

A causa del carguillo que uno ostenta, Presidente de la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía, nuestra Junta Directiva, junto con otra Asociación, ha confeccionado una especie de Protocolo Cultural para que sea asumido e incorporado a los programas de los partidos que desean pisar moqueta en el Parlamento de Andalucía, siendo estos los ya nombrados más los mosqueteros de UPyD de Rosa Díez y los del Partido Andalucista de Pilar González.

Hasta hoy, la única formación política que ha sumido dicho protocolo ha sido IU-Los Verdes-Convocatoria por Andalucía que lidera Diego Valderas, el cual ha estampado su rúbrica en el documento, hecho que le honra, mientras el PSOE de Pepe Griñán se debate en el no debate cultural y sus máximos representantes, Paulino Plata y Julio Neira, no saben qué hacer con el papelillo en cuestión.

Del Partido Popular me llegan noticias preocupantes, pues parece que no asume del mencionado Protocolo el punto primero del mismo, a saber, el mantenimiento de la Consejería de Cultura y que, según lo oído, sería subsumida por la de Educación.

El silencio de ambas formaciones mayoritarias es altamente preocupante para el hecho cultural en sí.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

3 comentarios:

  1. Hagamos como aquello que decía Fernando VII (a éstos les gusta, además, pues reivindican mucho todo aquello de la lucha contra Napoleón): cerremos universidades y abramos escuelas de tauromaquia, mucho más en sintonía con la idiosincrasia del español (según decían ellos).
    En fin, que inventen ellos, más allá de los Pirineos, en Europa...
    un abrazo fuerte,
    Antonio

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, querido Antonio, atinado y afinado en tus pensamientos. Un fuerte Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Entre tú y yo... ¡anda que no le hubiese venido bien a este país un aggiornamento napoleónico!
    Pero que quede entre nosotros, jejeje
    un abrazo fuerte,
    Antonio J. Quesada

    ResponderEliminar