viernes, 10 de febrero de 2012

Dura lex, sed lex


Garzón no deja a casi nadie impasible, digo casi a nadie porque a mí no me quita el sueño. A su alrededor se crean torbellinos de amigos y enemigos, pero además esos torbellinos tienen la virtud de conseguir convertir a amigos en enemigos, y viceversa. ¿O es que nadie recuerda que Don Baltasar fue de nº 2 por Madrid, tras Felipe Gonnzález, en las Elecciones Generales de 1993, y fue elegido Secretario de Estado del gobierno socialista? ¿O se ha olvidado el personal que en 1994 abandonó el Ejecutivo por no haber sido nombrado ministro? Y que a partir de ese momento le puso una “X” al mismísimo Felipe como principal encubridor de los GAL, y que llegó a sentarlo en el banquillo como testigo en el caso de los llamados “crímenes de Estado”, ¿pero es que nadie recuerda aquello?

En el llamado caso Gürtel, presuntamente un caso de financiación irregular de un partido político -borraremos lo de presuntamente cuando la Justicia diga su última palabra, si es que la dice-, el juez Garzón ha cometido un delito demostrado de prevaricación (prevaricar es hacer algo a sabiendas que no lo puede hacer) al permitir que fuesen grabadas conversaciones privadas entre acusados y sus abogados defensores; y punto, y por ello ha sido condenado a once años de inhabilitación profesional y a abonar una cantidad de euros al principal encausado del Gürtel, señor, es un decir, Correa.

Se da pues la paradoja que el juez que investiga al presunto chorizo es condenado a la inhabilitación y a pagarle algo de calderilla al hombre que, junto al “Bigotes” acudieron como invitados a la boda de la hija de José María Aznar, que se celebró en la humildad del Monasterio de El Escorial.

Pues bien, puede gustar o no, hasta producir vómitos semejante condena, pero Baltasar Garzón sabía, porque lo sabía, que no podía permitir la grabación entre acusado y defensor, porque quien eso permite sí podría ser tildado de fascista, nazi, stalinista o franquista.

“Dura lex, sed lex”; hecha la traducción significa: “Dura ley, pero ley”

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario