miércoles, 1 de febrero de 2012

0 comentarios


¿Qué misión tiene un periódico, digital o impreso, por encima de todas? Creo sinceramente que es la de ir creando opinión en sus lectores. Aparte de ello, puede y debe informar de noticias, escribir de fútbol, publicar necrológicas, dar a conocer los resultados de los múltiples sorteos y poco más.

Las dos armas que posee un periódico, que se precie de serlo, para crear opinión día a día son su línea editorial y los artículos de sus columnistas. Si no existe línea editorial, falla uno de sus pilares, que puede ser sustituida por lo que escriban sus opinadores que, por cierto, no tienen que ser todos de la misma “cuadra”, quiero decir, que no tienen por qué pensar lo mismo; en el conjunto de la diversidad, podría encontrarse buena parte de la verdad.

De los que me acompañan, o les acompaño, en este verter opiniones en www.diariolatorre.es existen, existimos, una gran variedad de pelajes. Los hay del PP contra viento y marea, puede ser el caso de mi amigo Luis Bravo, o los que son del PSOE a machamartillo, como prueba de ello ahí tienen a mi buen amigo Francisco Morales Lomas; eso en cuanto a política, aunque también Diariolatorre se significa por el contenido religioso de algunos articulistas, son los casos de Manuel Montes con su “buena noticia” de los lunes, en la que descubro un cristiano católico algo o bastante heterodoxo, y al profesor M. Angel Rodríguez que, aparte de ofrecernos artículos rigurosos, cuando comenta algo que roce la religión se muestra ortodoxo; tenemos un comentarista politólogo que parece pasar de puntillas, me refiero a Francisco Collado que, con agradable brevedad, afila la punta del lápiz de forma exquisita; puede conmovernos Benítez Villodres con su grandiosa humanidad o enternecernos la prosa poética de Mariví Verdú; o qué decir de la doble lectura de todos los artículos que escribe el profesor Antonio García Velasco, al que hay que leer un par de veces para llegar a descubrir su punto de clásica ironía; desde Santa Clara, José Sarria “apunta al corazón de don Joaquín” con datos que nadie puede discutir, mientras Ángel Doctor, valga la redundancia se doctora en un tema y una vez empollado lo suelta, eso sí, educadamente, y casi nunca cae en saco roto; irrumpe, de tarde en tarde, JM Mancebo siempre con lo suyo, y sus escritos cabrean al personal que creen ver que se sirve de la generosidad de la empresa que dirige Diariolatorre para expandir sus hazañas; y por último, otro decir, se encuentra el señor Porcel que, a la primera larga cambiada, consiguió un buen número de comentarios.

Ustedes perdonen este rollo que les largo hoy, pero me siento obligado a ello tras comprobar que Luis Bravo ha batido todo un récord de amigos y enemigos al conseguir que sean 36 los comentarios, incluidos los suyos, al escribir sobre los “estragos” de Izquierda Unida en el mercado de trabajo; y para más inri, hoy nos “amenaza” con otro artículo que lleva por nombre “36 comentarios”, en el que parece, digo parece, que ha conseguido demostrar que IU es una agencia de colocaciones.

Es una muy buena plantilla de columnistas, entre los que me encuentro, esta nómina de Diariolatorre que he intentado definir por el fondo de sus escritos; pero existe otra definición sobre ella, sobre la plantilla, a saber, los que viven en Alhaurín de la Torre y lo que no, entre los que se encuentra un servidor. Por ello, quizás la empresa podría alinear a sus colaboradores en dos hileras, a la izquierda, los del lugar; y a la derecha, los del extrarradio; o viceversa.

Y es que uno, ahora si que estoy hablando por mí, puede llegar a adquirir un complejo de suma inferioridad cuando, según salta a la vista, los del pueblo son comentados, sean anónimos o no los comentarios, mientras que los que vivimos en la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, parece que somos ninguneados, aunque de vez en cuando un alma caritativa, en mi caso Copito, parece acordarse de nosotros.

Es cierto que no narramos si tuvimos asesinados, por uno u otro bando, en la maldita guerra civil española que todos parecen empeñados en resucitar; así como podemos también tomar una copa con la tranquilidad de que no somos espiados por nadie y, lo que es más importante, nadie sabe de nuestros pecados graves o veniales.

Un servidor, por ejemplo, se siente orgulloso de asistir a la cena de Izquierda Unida donde me encuentro con personas agradables y otras que lo son menos; y ceno con ellos y asisto a algunos de sus actos por dos razones esenciales: la primera porque me invitan y la segunda porque me da la real gana.

Los del PP y PSOE me ignoran, y yo, en justa correspondencia, los ignoro igualmente. Y si me invitaran, cosa que no harán, tampoco asistiría por la sencilla razón de que entre ambos partidos conforman la más grande oficina de colocación de enchufados que ha conocido la historia de este país, España, por supuesto.

Salud, compañeros, y por favor, nada de comentarios.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

6 comentarios:

  1. Aquí uno que no sabe mucho o nada sobre política -entre otras cosas-, lo lee a usted de vez en cuando porque le gusta su manera de escribir, y así, de paso, se entera de lo que sucede por ahí y por aquí a la vez que aprende algo.

    No sé si lamentar el haber roto la cifra de cero comentarios.

    Un saludo desde Málaga.

    ResponderEliminar
  2. Ni hablar del peluquín, amigo Juanjo, me haces un gran favor y me das una enorme alegría. Abrazos sinceros.

    ResponderEliminar
  3. Ya que no puedo en Diariolatorre, pues esta cascarria de ordenador no me deja, te dejo aquí un abrazo y contribuyo a dinamitar las cifras tb. yo, jejeje,
    un abrazo fuerte,

    ResponderEliminar
  4. Eso, dinamita a toda pastilla. Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Pos yo tambienaporto mi granito de arena y ya queda meos para superar el record guiness de tu compañero.Besos tu sobrina "la bética"

    ResponderEliminar