jueves, 26 de enero de 2012

Los duendes se han instalado


Noche rosa de azahares
con aroma de guitarra,
noche suelta de la pena,
soleares desgarradas.
Compases de ritmo lento,
en el aire una garganta
llora, una copa de vino
desde los cielos se escancia
y del embrujo sin nombre,
como del fuego la llama,
tus ojos negros me miran
mientras canta una gitana.
Los duendes se han instalado
entre tus ojos y mi alma.

(Del poemario “Donde el viento silba nácar” de José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario