lunes, 9 de enero de 2012

Los Asperones de Málaga


A mí me entra un mosqueo de puta madre cuando alguien asegura, en plan solemne, que tal o cual cuestión es provisional. Esta peligrosa solemnidad adquiere caracteres peligrosos en el clónico lenguaje de los políticos.

Con motivo de una inmensa riada en 1989, el ayuntamiento malagueño gobernado por el socialista Pedro Aparicio -hoy ex alcalde y ex socialista- aprobó en Pleno trasladar provisionalmente a unas familias payas y gitanas al lugar conocido como finca de Los Asperones, situado a un tiro de piedra del vertedero municipal y a otro del temido sacrosanto cementerio.

No se olviden de su provisionalidad; pues bien, desde entonces han pasado por la poltrona de la alcaldía los populares Celia Villalobos y Francisco de la Torre Prados y, por parte de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Griñán, este último se va a batir en duelo a muerte con Javier Arenas, por lo que no estaría nada mal volvieran a recordarnos que el gueto Los Asperones es provisional y que, gane el que gane, se va a proceder a embadurnar de dignidad a los habitantes de semejante estercolero.

Aquello, y ha llovido un rato largo, sigue siendo un avispero donde toda acción educativa es la antesala de cualquier prisión y un lugar donde la droga corre de mano en mano.

Tal vez por ser una de nuestras señas de identidad, las autoridades tengan intención en mantenerlo.

¡Qué vergüenza!

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario