martes, 31 de enero de 2012

La nueva Reconquista


Vaya usted a saber si es cierto que Don Pelayo, allá por Covadonga, le echó un par a la morería e inició la llamada Reconquista de una España invertebrada y bastante bárbara y piojosa; en caso de que tal hecho fuese cierto, un servidor de ustedes le llamaría, mirando a Córdoba y Granada especialmente, el inicio de la Conquista de unos paraísos donde el personal, además de leer y ser foco de cultura para toda Europa, se bañaba a diario y expurgaba sus cabellos de los malditos parásitos que siguen, a principio de curso, invadiendo las cabelleras más limpias de nuestros niños y niñas, ea, siguiendo los pasos de Ana Pastor que le den por ahí a la maldita @.

Con esta sencilla descripción de una parte de la historia de España, Álvarez Cascos, presidente del Principado de Asturias, ha convocado elecciones para el mismo día que Griñán levanta su hacha de guerra a fin de que las depredadoras gaviotas que se alimentan de carroñas no se apoderen de Andalucía. Era una lucha a muerte entre el capullo y el ave, también puedo decir la ave, que más bellamente vuela y más torpemente anda; cuando he aquí que Cascos, cabreado al sumo porque le han tumbado los Presupuestos ha dicho: “de mí no se ríe nadie”.

Este hombre, curtido en mil combates y con cara de boxeador noqueado, quiere demostrar que la ruina económica es un cuento chino que se han inventado los Mercados, ay los Mercados, y le importa un bledo que su pundonor pueda costar un huevo y la mitad del otro a los españoles, y lo mismo puede decirse de los ovarios de las españolas.

Creo que era ayer o antier cuando comentaba el surrealismo de esta nación nuestra y que hoy, con la decisión del ex secretario del Partido Popular, llega al cenit de la idiotez. Que hable, hombre, que hable este buen señor con PSOE o PP, que negocie o que ceda algo, pero que no se chulee de los más de cinco millones de parados.

Y además, hasta puede ganar haciendo de su capa un sayo y colocando encima de la mesa sus atributos, que no dudo los tenga porque los ha demostrado una y otra vez, y no sé si otra más.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario