viernes, 30 de diciembre de 2011

Cotillón a dúo


Toda esta mandanga de tiempo que los sabios han dado en llamar año, va a doblar esta noche la esquina para zambullirse en un nuevo invento de temporalidad. Se nos va la vida entre uvas y cotillones. Y lo celebramos. Así somos para gozo de nosotros mismos. No hay quien de más por menos.

Hace años, más de medio siglo, era el padre, el que puesto en pie, anunciaba a la familia los cuartos del reloj de la Puerta del Sol. Todos los miembros del clan estábamos pendientes del gesto paterno. Radio Nacional retransmitía las campanadas. Todo era jolgorio: la abuela, madre, hermanos, anís, coñac, sidra, peladillas y turrón de almendras. ¡Ahora!, decía el patriarca, y una a una, o con una atragantera de mucho cuidado, las uvas, debidamente escamondadas, se convertían en fiesta. Después, los besos a todos y cada uno de los miembros de la familia y, más tarde, el brindis.

El transcurrir de la vida, la existencia, va enterrando a unos y dispersando a otros. Estos, o sea, los otros, van formando nuevas familias. Es ley de vida, y la ley se cumple. Pero en la actualidad no es el padre el que marcar el principio del muevo años.

El padre y la madre, ya abuelos, miran a derecha e izquierda y ven tan sólo las estrellitas del viejo Belén. Recomponen la mirada y se observan el uno al otro, estudian el paso del tiempo, las arrugas que crecieron al unísono y, con parsimonia, sin atragantarse y tragándose alguna que otra lágrima de vida, las uvas, al compás de cualquier cadena televisiva, realizan su rítmico caminar de una en una. Y los padres, serenamente, se aman de forma distinta: para siempre.

Es ley de vida, decía, y la ley se cumple. Me quedan, quiero creer, más años de fin de fiesta o de principio de otra. Cada año, cuestión de artritis, nos costará más alzar las copas y tragar las uvas, cuestión de diabetes; pero seguiremos juntos hasta que la ley de vida, la muerte, nos separe.

Va por ti, mujer; por todas.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

jueves, 29 de diciembre de 2011

A la Chita callando


Primero murió Tarzán en el año 1984, Johnny Weismüler; más tarde Jane, Mauren O´Sullivan, corría el 1998; años después, Boy, Johnny Shefield, allá por el 2010; y hace unos días Chita, la mona que era mono, o más bien chimpancé. Todo un cuarteto que hizo felices a la chavalería de la posguerra con sus andanza entre selvas, cocodrilos, Nueva York, cortadores de cabezas y gritos de Tarzán de los monos entre las lianas que envolvían a aquellos inmensos árboles de no sé que selva. Después llegaron otros tarzanes, janes, boys y monos pajilleros que fueron malos imitadores de aquella maravilla que era aplaudida a rabiar por los niños nacional-católicos que comían bocadillos y devoraban pipas de girasol en cines cerrados y nadie protestaba.

Ese fue el cuarteto de mi vida, oh cuántas noches he soñado con las andanzas de aquel Tarzán con su erótico taparrabos y sus cuatro o cinco medallas olímpicas que nadaba como pez en el agua. Después llegaron otros, pero la lata de lo que fuese que se bebía Chita o la forma de decir “comida” de Tarzán, jamás fue superada por sus sucedáneos.

Y es que eso es lo que ocurre, que al final uno se queda con la química, cosa que no se sabe muy bien qué cosa es, pero que une a las personas. Si ustedes me leen con cierta asiduidad, comprenderán muy bien lo que deseo transmitirles en la tardenoche de hoy.

Si no me leen, allá ustedes, porque no habrán comprobado que antier gasté una broma que, por ser el día que era, se puede adjetivar como inocentada. Solicito el perdón de aquellos que se tomaron en serio mi pajolera forma de entender la vida y, además, hicieron algún comentario en Diariolatorre o en Facebook. Hubo otros amigos que callaron, o sea, ni leyeron el titular, pero que los comprendo, los quiero y los acepto como son, porque no se diferencian en demasía de cómo es un servidor de ustedes.

Ahora bien, lo de FB es rancho aparte; verán ustedes, tengo más de 400 amigos virtuales en esa red social a los que no sé si les llegan mis escritos pues no se molestan ni siquiera en pinchar “me gusta”. Y todo ese imperio de amistad virtual queda reducido a no más de una docena de personas, sirvan de ejemplo: Magda Ri, Ana Pastor, Basallote, Domingo, Lola Alcaide, Luciano, Juanjo, Beli, Calantonia, Salva, Reme, Gioconda, Manito, etc.

Pues bien a ellos y ellas, a la chita callando, les pregunto: ¿borro al resto? Y si lo intento hacer, cómo lo hago. Y es que la verdad, oh Magda y oh Ana, estoy loco por pasaportarlos.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

Las pequeñas cosas de la vida


Tiempos de crisis aguda. Ayuntamientos y Diputaciones con bajos presupuestos. Comunidades Autónomas ajustando números y afilando tijeras. Televisiones públicas deficitarias que podrán pasar a ser gestionadas por empresas privadas. Primer Consejo de Ministros mañana viernes y primeras medidas austeras, congelaciones, y anuncio que el auténtico estacazo llegará a finales de marzo, no sea que le agüen las fiestas al siempre perdedor Javier Arenas.

Ante estas plagas que se avecinan, el alcalde de Málaga Francisco de la Torre Prados, también Senador del Reino y Presidente de algo muy importante sobre las Grandes Ciudades del Mediterráneo o cosa así, ha anunciado a la población malagueña en su discurso de Navidad que esta legislatura, dada la escasez de “posibles”, dedicará buena parte de su tiempo como Regidor de este perímetro urbano a “las pequeñas cosas”.

¿Y que son la pequeñas cosas?, cabe preguntarse. Lógicamente existirán miles de respuestas, pero podríamos coincidir en que son los detalles que consiguen obtener de nosotros una sonrisa, o sea, hacernos una pizca más feliz.

Una llamada de teléfono, un mensaje en el móvil que no sea respuesta de otro que tú has enviado, un desayuno compartido con alguien que hace tiempo que no ves, aquella promesa que hoy se convierte en realidad, el que un hombre o mujer encuentre un trabajo digno, que la acera esté algo más limpia, que de vez en cuando se baldee el asfalto para quitar del mismo los excrementos de animales domésticos, colocar un par de bancos y un pequeño jardín en una terrizo rincón de la ciudad, ser algo más humano, el beso que se tenía como perdido y que de nuevo se siente, algún banco más donde sentarse el frágil jubilado, encalar las paredes de las casas matas, poner menos multas y dar más palmaditas en las espaldas, ser menos alcalde y más ciudadano de a pie, acercarse y abrazar al pueblo cuando no hay elecciones, iluminar algo más algunos barrios de la ciudad o gastar una broma de vez en cuando, siempre que no sea de mal gusto.

Esto último es lo que intenté ayer al anunciar que dejaba los bártulos de escribir. Ni hablar del peluquín, hay Pepe para rato.

Aunque eso sí he descubierto con lo que ha pretendido ser una inocentada, cosa propia en un anciano, multitud de cosas; ya os la iré contando. Por favor, perdón. Son cosas de “niño”.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

martes, 27 de diciembre de 2011

Tomada la decisión


Hace la friolera de cuarenta y siete años, unos buenos hombres me dijeron que había que saber diferenciar entre “meta” e “ideal”. Venían a decir que metas podían existir numerosas, pero que ideal en la vida solamente puede haber uno; y que las metas, al igual que las velas de un velero, debían empujar para alcanzar el ideal.

Pues bien, metas creo haber conseguido algunas en este transcurrir de mi existencia, pero todas ellas, en su conjunto, no han conseguido materializar un ideal de vida, eso que la haría única e irrepetible y no una fotocopia más de las muchas, hombres y mujeres, que transitan a diario en este desierta sociedad anónima en la que vivimos.

He sido niño, joven y maduro; ahora me desenvuelvo en ese socorrido nombre de la “tercera edad”. Tuve novia y me casé como “Dios” manda o mandaba” en aquella época del nacional catolicismo; conformé una familia; en ciertas etapas tuve una vida algo licenciosa, sé lo que es el amor, aunque no sé explicarlo; bebí y jugué como Juan Charrasqueado; anuncié el evangelio predicando el mandamiento nuevo, aunque con el paso del tiempo descubrí que es viejo y que está por estrenar; ejercí de político, pero como buen utópico nunca me sujeté a disciplina de partido, y así me fueron las cosas; he escrito poesía y más de diez mil columnas, y sigo siendo un don nadie, lo que no deja de ser una bendición.

Todas esas acciones, metas en realidad, no me han llevado a alcanzar el ideal, y sin embargo creo que aún tengo tiempo de alcanzarlo; pero me sobran cosas, muchas. Se cuenta que una novicia se acercó a Teresa de Jesús y le preguntó: “madre Teresa: ¿que me falta para ser santa?”. La de Avila la miró con dulzura y le contestó: “te sobran cosas, hija, te sobran”

Por ello he decidido, y seguro que será un bien para todos, dejar de escribir. Desde hoy, no más columnas, no más críticas literarias, no más Papel Literario, no más guerrillas que a nada conducen.

Me retiro, como un día se retiró mi amigo Juan el de Cartajima, a disfrutar de pinsapos y ocasos.

Ruego respeten esta decisión tomada en el día de hoy. Por favor, no pregunten.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 26 de diciembre de 2011

De yámbicos y yernos


Los políticos, a excepción de algunos grupos, se arremolinan por aplaudir al Rey en su discurso de Navidad que yo, por cierto, no pude escuchar. Hoy, por ayer, la prensa me lo vuelve a servir en bandeja, pero es tanta la tarea que tengo con un endecasílabo yámbico que no puedo entretenerme absolutamente en nada.

Eso sí, me llegan rumores de que estuvo duro, aunque sin nombrarlo, con su yerno. La verdad es que su Majestad no posee, al igual que todos los Borbones, un fluido verbo y el nombre del marido de la infanta, presunto estafador, tiene cierta mandanga si se quiere pronunciar de sopetón; de ahí que lo comprendo y lo perdono, pues yo no ni siquiera sé escribirlo.

Igual ocurre con el endecasílabo yámbico, el más difícil de construir porque tienen que estar acentuadas las sílabas pares. Ahora bien, una vez escrito suena mejor que el apellido del cuñado del Príncipe de Asturias, o si no lean este que les muestro: “te busco al alba donde muere el viento”

También me dicen que ha pronunciado que “la justicia es igual para todos”, un dicho que queda bien y más en boca de la realeza, pero que si penetramos la calle de abajo, esa por donde los indigentes rebuscan en los contenedores sobras de alimentos, comprendemos que esta sociedad no es justa. No me riñan, tranquilos los monárquicos de pura cepa, pues sé que no es esa la justicia a la que se refería SM, sino a la que un ex alcalde jerezano definió que era “un cachondeo”; y ahora qué, con cual de las dos nos quedamos.

No me respondan que pueden ir a la trena por parte de togados; valium 5 al canto y mutis total, no sea que la justicia se dispare. Así que yo, al igual que los monárquicos convencidos, tranquilo al máximo.

Y aquí me quedo horas y horas intentando dar solución al yámbico en cuestión; pues no es moco de pavo convertir en milagro “los grises días del andar perdido”. Bingo, salió.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 25 de diciembre de 2011

La Madelon, la resaca y las sobras


Si la Nochebuena es la repera, el día de Navidad es el de la tranquilidad: los bares cerrados, la garganta jodida, el estómago puede anidar al helicobácter y pulula por las calles un ambiente de nostalgia que nos cubre.

Aquí, en Málaga, hay costumbre de tomar unas copichuelas al mediodía, algo así como preparar el cuerpo para la gran noche. Ya sabrán que yo me las tomo en el Gran Vía en compañía de los y las que lo deseen. Nuesto himno es La Madelon que, entonada por el perchelero Paco Montoya, nos hace entrar en el fragor de la batalla.

Una vez que nos metimos en harina, saqué de la bolsa de plástico la zambomba, el pandero y las fotocopias de unos villancicos que había confeccionado la noche anterior. Así que con el famoso estribillo de los peces que nunca se cansan de beber, echamos manos al nuevo, que dice: “Beben y beben y vuelven a beber/ la gente del Gran Vía, por ver a Dios nacer// Pero miran como beben/ la gente del Gra Vía,/ pero miran como beben/ por ver parir a María”

Y así, y con aquello de que “En la puerta de un rico avariento/ llegó Jesucristo y limosna pidió,/ pero en vez de dar la limosna/ los perros que había se los achuchó// Pero quiso Dios/ que al momento, los perros rabiaran/ y el rico avariento pobre se quedó”, cantado, lógicamente, con música de Los Campanilleros; y así, decía, trascurrió la tarde hasta bien entrada la noche y la “pastorá” se dispersó en busca del portal casero y la cena de rechupete. Antes, los integrantes del grupo habían dado fe y firmado en mi pandero -sed buenos y buenas- el buen rato que habíamos pasado sin mezcla de mal alguno, o sea, el mismísimo cielo.

Después llegó la gula sin bula, y fueron cayendo los avíos que la jefa había preparado para el momento. Rosamary, la niña, la siempre niña, nos acompañó, pero entre las dos intentaron que la tele fuera un acompañante más, y ni hablar, les dije, “no es la ocasión, nos bastamos nosotros”. Y fue espléndido el trío cantando aquello de “Abre molinero abre/ la puerta de tu molino/ que soy la Virgen del Carmen/ que vengo a moler el trigo…”. Y cayó el bogavante no canadiense y el cava, catalán de pura cepa.

Hoy nos tocan las sobras y el almax, pero que nos quiten lo “bailao” que una noche es una noche, y más si es la más buena.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

viernes, 23 de diciembre de 2011

La más buena de todas las noches


Algunos andan engolfados en cambiar el belén por el árbol y la zambomba por el CD. Otros han enviado a los infiernos al anís y lo han cambiado por el vodka acaramelado, y los hay empecinados en descabalgar al rico mantecado por el melocotón en almíbar. Allá ellos. Sé que el progreso se impone en forma de productos congelados de color rosa suave, desplazando de las esquinas el aroma de un buen pavo o un mal pollo de la posguerra por la nada; pero yo, por una noche, la más buena, vuelvo a las raíces y llevo de mi mano a los míos sin posibilidad de escape. Lo tengo dicho: “si no hay zambomba, estrella y portal de Belén os desheredo”

Hoy es la más buena de las noches que podemos vivir. Unos por fe, otros por querer ser. Siempre hay quien pide más y nos dice que Navidad es todos los días. Seguro, pero yo me conformo con uno. Si hay dos, mejor, pero si al menos durante veinticuatro horas nuestro corazón deja de ser de piedra y se convierte en carne que late, sabremos gozar de ser humanos, no más, sino sencillamente humanos, personas.

Siempre canto el mismo villancico; después echo el resto entre tangos y corridos mexicanos, pero aquél que aprendí entre las grietas de los pezones de la señora Antonia no hay un progre que me lo birle.

Y además, para escarnio del schnapps de avellana o el manzana verde, alzo la copa de anís con polvorón incorporado y brindo por la paz, por l@s amig@s y por la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, o sea, por toda esta gente que acaricia al regazo del monte y de la mar.

Por la paz, algo más delicado que la tediosa tranquilidad; por la paz que desprenden la libertad y la tolerancia; por la paz que se perpetúa en la sonrisa y no en la facilona carcajada; por la paz que quiero y deseo, la que viene de la mano de la justicia.

Y brindo por Málaga, la que me acoge hace más de cincuenta años. La que me hizo y deshace; por su torbellino de ciudad libre, abierta al mar del asombro y al mar que besa las entrañas de sus hijos.

Es Navidad, la noche más buena. Alzo el anís, suena el pandero, retumba la zambomba. Felicidad es el nombre. Que a todos y todas nos cubra. Ese es mi deseo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

jueves, 22 de diciembre de 2011

El Gordo y l@s ministr@os de Rajoy


Con apenas una pocas horas de intermedio, se ha cruzado el nombramiento de l@s ministr@s del primer gobierno de Rajoy con la lotería del Gordo de Navidad.

La primera cuestión que puede asaltar la mente de un ciudadano con sentido común es qué ha tenido más repercusión en la llamada “canallesca”, si el nombramiento de, pongamos por caso, de Ana Mato como Ministra de Sanidad, ya saben, esa destartala responsabilidad transferida a las Comunidades Autónomas, o el seguimiento de las bolitas de la potra cayendo una a una en las manos de los niños de San Ildefonso.

Otra pregunta que puede hacerse el español medio es que le hubiese gustado más: si ser ministro de Agricultura como Arias Cañete o vivir en ese pueblecito de Huesca donde, pum, la bola ha acariciado con mimo los secos bolsillos de sus habitantes.

Desde luego que un servidor, no sé ustedes, hubiese preferido vivir en el desértico Reino de Aragón, cuna de la hoy poblada Cataluña, a tener que jugarme al póquer con la Mérkel si la flota pesquera española puede faenar en mares de Marruecos o del Sahara español, que ni es español, ni marroquí, ni saharaui y vaya usted a saber en qué termina la cosa; pero no se preocupen ustedes porque para eso tenemos como ministro de Exteriores al ripipi de García Margallo, un hombre de derechas y prehistórico, o sea, que estuvo con un servidor de mi compañera, también de ustedes, en aquellos tiempos de la extinta UCD, pero que ha sabido recomponer su ideología para llegar a lo alto de la cima.

En fín, que lo de l@s ministr@s ha pasado casi de puntillas, menos lo de la bella, pero chiquita, Soraya de Santamaría que, por coger poder, se ha hecho con toda la información del CNI, nuestra cuna de espías. Veremos a ver en que queda tamaña acumulación de la superman.

Lo que hubiese dado yo por un décimo del gordo para mí queda, pues bien, ni la pedrea; pero bueno, ¿y lo bien que yo me lo paso escribiendo de estas cosillas que no interesan a nadie?

Que usted lo pase bien si le ha tocado al menos la pedrea; y si no, ya saben, a joderse tocan. Con perdón.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

martes, 20 de diciembre de 2011

Rajoy a toda prisa


Ya tienen ustedes nuevo presidente que les gobierne desde el Gran Sanedrín del Poder, pero no me puedo entretener en el tema porque un grupo de amigos que se dedica a escribir columnas me esperan de aquí a una hora para ponernos morados; por ello, aligero a golpe de comas, puntos, punto y coma, y punto y aparte.

Rajoy debe estar contentísimo y Zapatero, más. La crisis ha subido a don Mariano a eso que llaman hoy “gobernanza”, el ordenador me subraya la palabra en rojo; pero no es que sea un error, pues la palabreja existe, lo que es un error es la forma de gobernar.

CiU, contra todo pronóstico, ha votado en contra; PNV, contra lo mismo, se ha abstenido; y Amaiur ha cogido la chorra y ha regado, con su abstención, de sorpresa todo el hemiciclo.

Estas tres actitudes a la hora de votar han sido lo único digno de mencionar de esta soporífera mañana en que, delante de la caja tonta, tomé un trocito de turrón de almendras y bebí una copita de anís dulce; y es que ya estamos en Navidad y mañana, si salgo vivo del ágape de esta noche, compraré la zambomba correspondiente y comenzaré a entonar el villancico que me enseñó mi madre: “Por los caminos del cielo/ se pasea una doncella/ se llamaba Encarnación/ porque Dios se encarnó en ella”.

Es que sin querer me embalo y olvido que estoy hablando de lo más importante del día de hoy, por ayer, a saber: el Congreso ha elegido Presidente del Gobierno de España al hombre que ha sido concejal, diputado provincial, presidente de Diputación, diputado nacional, ministro, ministro, ministro y vicepresidente del Gobierno; eso es vocación política y lo demás es cosa de poca monta; de manera que de él no se puede decir aquello de que llegó, vio y venció; este gallego socarrón y Registrador de la Propiedad con veintitantos años, eso sí que es carrera, ha subido escalón a escalón la escalera de Jacob hasta llegar a la cúspide y arrojarse al precipicio.

Del PSOE, por ahora, mejor no hablar. Hay que dejarlo que se recomponga, pues guste o no es totalmente necesario para la normalización de la vida política.

Lo más triste para un servidor, lo cual no tiene porque ser compartido por nadie, es que nadie ha mencionado esta linda palabra: Andalucía. Y mira que había andaluces y andaluzas.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 19 de diciembre de 2011

El Alcalde y los Reyes Católicos


Esta mañana, por ayer, me tragaré enterito el discurso de investidura de Mariano Rajoy; ya por la tarde, contemplaré el temple de la nueva oposición; y mañana, por hoy, analizaré la votación de sus señorías respecto al trato que le dan al notario de Galicia. Vamos, que lo pasaré bien porqué, no caben los engaños entre usted y yo, estas algaradas de aplausos, pitos y golpetazos en los tableros me pirran.

Estrenarán votos en el Congreso los cuatro novísimos de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, a saber: Garzón (IU) y Carolina, Margarita y Joaquín (PP). La rubia y bellísima Carolina, concejal de Hacienda del ayuntamiento malagueño, dejará su cargo para dedicarse por entera a esta nueva faceta de su vida política y Joaquín, alcalde de Alhaurín de la Torre, simultaneará ambos cargos, lógicamente con una sola paga, la del Congreso, porque se encuentra con facultades para llevar ambas cargas a la vez sin merma de eficacia para ninguna de ellas, que así sea y lo deseo.

El señor Villanova, apellido de don Joaquín, a instancias de un periodista que ejerce en este perímetro urbano sobre su primera impresión a la entrada del Congreso y el problema que existe con Amaiur, contestó que extasiado ante la contemplación de las esculturas de mármol de Fernando e Isabel, contestó: “Hace falta esa voluntad política de unión de España que tenían los Reyes Católicos” y, pum, pasó a la historia.

Pues bien, con cierto temor, aunque la cosa no anda ahora como para ir a la puta Inquisición a que achicharren a uno, creo que se pasó en su amor patrio; y es que da la pajolera casualidad que uno era rey de Aragón y la otra, de Castilla. Se casaron siendo unos pipiolos de 17 y 18 años respectivamente, y como el colchón hace a los que se acuestan en él, dice la gente, de la misma condición, se dedicaron a conquistar, a troche y moche o a tiempo y destiempo, los reinos de Granada, ay Granada, Navarra, Canarias, etc., aunque ellos dos, Isabel y Fernando, seguían con sus propias normas institucionales en sus respectivos reinos y coronas.

El Papa Sixto IV, a fin de que realizaran un control fuerte sobre la fe, les concedió la “gracia” de la Inquisición, expulsaron a dos tercios de judíos y moros y, los que optaron por quedarse, tenían que abjurar de su fe o ser pasados por la piedra; todavía por las Alpujarras granadinas lloran tamaña fechoría.

Se pasó Don Joaquín, que aunque pudiera parecer tener una cierta envidia a Torquemada, no creo, porque lo conozco, llegue a tanto. Al final, quiero creer, que todo fue un desliz.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 18 de diciembre de 2011

La fregona de Manuel Jalón


El ver a mi madre de rodillas, con un cubo cercano a ella, fregando el bendito suelo de “la casa verde” es una de esas imágenes dolorosas incrustada en mi alma y que aún hoy permanece. Un día apareció la “fregona” y siempre recordaré a la señora Antonia bendiciendo ese invento que logró que las mujeres dejaran de estar postradas para mantener limpio el suelo de la vivienda.

Ayer murió don Manuel Jalón, inventor de la fregona y hombre que hizo más por las mujeres que todos los progresos que se hayan podido realizar en el Ministerio de Bienestar e Igualdad. Vaya a él este pequeño tributo de admiración, respeto y agradecimiento, pues eso sí que fue un invento en toda regla, hasta podríamos decir que fue y sigue siendo un sacramento, o sea, un lugar de encuentro con el amor.

Existe por Facebook un grupo reducido de gente joven que atiende al nombre de “La cuadrilla de La Antilla”, del que formo parte a requerimiento de sus integrantes, con los que comparto cervezas, conversaciones, nietas y años en ese mágico lugar “donde el viento silba nácar”; a ellos, por si lo quieren publicar, va dedicado este copo y las pequeñas anécdotas que en él se relatan.

Cuando los dictadores Franco y Salazar vivían todavía y el puente sobre el Guadiana no existía, los padres y madres de los miembros de “La cuadrilla de La Antilla” hacíamos alguna que otra incursión-excursión a Villareal de San Antonio, pueblo portugués fronterizo con España. A una orilla del Guadiana, Ayamonte y a la otra la citada villa. Atravesábamos el río en unas pequeñas embarcaciones y lo pasábamos pipa con estos jóvenes de la cuadrilla, entonces niños y niñas.

Salazar tenía prohibida la venta de coca-cola, y en Portugal se vendía un refresco llamado zumol que, por cierto, sabía malísimamente; en la España de Franco el café estaba por las nubes; las toallas portuguesas, que nunca secaron bien, tenían unos precios irrisorios y las fregonas no existían. De manera que el pequeño contrabando consistía en que los españoles traíamos de Portugal toallas y café a punta de pala, mientras que los portugueses hacían el agosto con coca-colas y fregonas.

Hasta allí, hasta Portugal llegó la fregona del santo Manuel Jalón, al que tenían que haberle concedido el Nobel de la Paz y no a algunos mantas que lo poseen.

Termino: nunca logré secarme con una toalla portuguesa y eso que llegaba hasta sollar mi fina epidermis de aquellos tiempos.

viernes, 16 de diciembre de 2011

El silencio andaluz


Algo pesado esto de escribir sobre el vapuleo que nos pegan a los andaluces. Que si Durán, después Artur y ahora nos viene el señorito Cayetano Martínez de Irujo a insultar a nuestros hijos como en aquellos tiempos de ventas, palmas y bailes; tal vez sea esta la última pérdida de mi preciado tiempo en defender lo indefendible; indefendible porque todos callan como petrificados o tienen una afonía que impide que se les entienda.

Hay que echarle un par a la hora de tomar la palabra para defender el orgullo andaluz; una forma podría ser si la Junta “nuestravuestra” retirara a los de Alba el título de Hija Predilecta de nuestra tierra y, de paso, nos devolviera la Medalla de Andalucía; pero todos callan y un apabullante silencio se apodera de las ramas de olivos, y nadie habla.

¿Acaso no ven la algarada que existe en el nuevo Congreso por hablar de la tierra de cada quisque formando, o no, grupo parlamentario? Ahí tienen ustedes a los vascos en sus distintas acepciones; independentistas, nacionalistas, además de los de siempre; trinan los canarios y los navarricos; un par de gallegos hablarán de sus cosas; los catalanes, como convergentes o republicanos, intentarán tirar de la manta de los Presupuestos para los propios; hasta se ha metido un asturiano del Foro de Cascos para hablarnos del bable.

Nosotros no tenemos andaluces que ejerzan el habla andaluza para conseguir cosas para nuestra tierra. Los diputados y diputadas andaluces que han obtenido escaño por estos lugares van a ejercer de españoles a las órdenes de Rajoy y el señor o señora “X” que salga del Congreso del PSOE, pero nunca se jugarán el escaño por Andalucía, por sus gentes y por poner en pie de igualdad a nuestra tierra con el resto.

Pero lo que es peor, el pueblo tampoco habla, porque a un pueblo que vive de la limosna se le tapa la boca con facilidad. En realidad es un pueblo mudo y fiel hasta la muerte con sus amos, con los vampiros que viven a su costa, con los domadores que apaciguan su corta inquietud.

Y cuando un pueblo asiente en silencio, enferma.

www.josegarciaperez.es
www.pape-literario.com

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Pobreza relativa y pobreza severa


No sabía de su existencia, pero hay por ahí una organización llamada “Red europea de la Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España” (EAPN-ES) que ha facilitado unos datos para que a todos aquellos que tengamos el corazón acartonado se nos reblandezca una miaja, o sea, para que seamos algo más humanos.

Según EAPN-ES, el 22,5% de la población española, unos diez millones de personas padecen lo que se conoce por “pobreza relativa”, dicha pobreza consiste en ir tirando el mes con una asignación mensual de 500 euros y, además, existe otro sector de nuestra maldita sociedad que conforma la llamada “pobreza severa”, son lo que malviven con unos 300 euros mensuales.

No sé ustedes, pero un servidor asegura que todos ellos, los “relativos” y “severos”, sufren una injusticia de tal calibre que a todos aquellos que poseemos algo más de la cuenta, no digamos la casta política, las bolsas de banqueros y los vampiros que sobrevuelan alrededor de los euros, se nos debería de caer la cara de vergüenza.

Esta situación, aparte de la limosna que damos a organizaciones que se dedican a paliar el hambre diaria de los desheredados, debería llevar hoy a don Mariano, y ayer a don José Luis, a suprimir de raíz todas esas televisiones autonómicas y públicas, endeudadas hasta las cejas, las nuestras, y que se dedican a notificar payasadas, retransmitir partidos de fútbol (que bien lo pueden hacer las nacionales), a mandar a casa a todos los corresponsales que tienen en el extranjero y quedarnos, solamente, con la 1 y las privadas, que son las que se juegan el parné; habría también que acabar con el parque de coches oficiales, las tarjetas de crédito, los móviles, las pagas extras de nuestros-vuestros políticos, acabar con las duplicidades de cargos, los diecisiete defensores del pueblo de las diecisiete comunidades, y si me apuran mucho con todos los parlamentos autonómicos, con los delegados de Cultura del Ayuntamiento, de la Diputación, de la Junta y del Gobierno Central que se unen y reúnen en todas y cada una de las provincias, y lo mismo en Educación, Hacienda, Turismo, Tráfico, etc.

Hay que hacer algo; un servidor se somete al recorte de mi paga, pues como sigamos con el corazón acartonado, los “relativos” y los “severos” nos van a recortar la cabeza de cuajo.

Nos la estamos jugando.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

martes, 13 de diciembre de 2011

Celia Villalobos, la dama roja del PP


Corría el 26 de marzo de 1997 cuando escribí un copo titulado “La dama roja del PP”, en alusión a la entonces alcaldesa de Málaga Celia Villalobos. Eran tiempos en que, casi convertido en cronista oficial de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, recogía a tiempo y destiempo variados aspectos políticos de esta mujer que, si ella hubiese querido, daban para escribir un libro que bien pudiera haber llevado por título “La alcaldesa y el columnista”.

Existió una cierta química de amistad entre nosotros que el paso del tiempo y mi desidia con mantener relaciones, ha conseguido que, sin distanciarnos, haga tiempo en que ni hablamos ni nos vemos; ella sigue con su política y yo con mis cosas.

Tal vez alguien, tiene que ser amigo, lea estas letras y le comente que, por un día, he vuelto a las andadas; pues bien, que de paso le dé mi más cordial enhorabuena por haber sido elegida Vicepresidenta 1ª del Congreso de los Diputados, cargo que no es moco de pavo.

Celia suscita amores y odios, por eso es de las mías. Cae mal a los conservadores natos y bien, a los anarcos. Desde 1995, año en que consiguió la Alcaldía de Málaga, esta ciudad y su provincia deben a ella una buena parte de las victorias del PP. Tuvo y tiene una forma distinta de hacer campaña que después otros copiaron; nunca le costó esfuerzo hacerse una más del pueblo, dejarse magrear por el mismo, acercar el poder a los habitantes de los barrios y tomarse un café con churros con las vecinas de La Palma y La Palmilla, barrios que eran territorios exclusivos del PSOE y del PCE.

Se le puede acusar de deslices inapropiados (lo del espinzazo y lo de Manolo el chofer, pongamos por caso), pero allí donde había un voto por pelear allí, aunque fuese dando vueltas a La Noria, estaba “la dama roja del PP” dispuesta a conquistarlo.

Si yo hablara de todos y todas l@s que hablaron y comieron en aquellos tiempos conmigo para pedirme consejo sobre si debían estar más cerca del aparato del PP que de Celia “la locomotora”, se les mudaría el color de la piel; pero a todos les dije lo mismo: ella es el ejemplo a seguir.

Yo le debo un favor que nunca olvidaré, fue la primera que estampó su firma en un documento que, hoy todavía empantanado, intentaba un reconocimiento oficial a mi persona; gracias por el detalle y mi más cordial enhorabuena a la que hoy, por ayer, iba vestida de rojo para tomar posesión de esa Vicepresidencia 1ª del Congreso de los Diputados.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 12 de diciembre de 2011

Sin ganas, pero bueno


“No hay cosa más censurable
que un amigo que no sea sincero”
MOLIERE

No tenía ganas de contestar a mi buen amigo Manolo Montes a su columna “ADN” y que creo dedica a otra mía titulada “Inmaculada concepción”, pero dado que persiste su escrito en el día de hoy (12 de diciembre) en www.diariolatorre.es me veo en la obligación de escribir unas líneas sobre el tema en cuestión.

Entre amigos anda la cosa y creo sinceramente que estos debates que pueden ser de interés para pocos o muchos, se pueden tener tomándose un suculento café en cualquier bar de la coqueta y luminosa calle Larios, y no a través de escritos con los que “no amigos” puedan frotarse las manos; pero en fin, las cosas son como son y, para más inri, Manuel invita al final de su columna al debate público cuando finiquita su pensamiento al respecto con esta frase: “Estoy en una edad que me apetece manifestar mis ideas a quien las quiera compartir o rebatir”.

Aunque habla de “dogmas cristianos y católicos”, estaría por asegurar, aunque son muy pocas cosas las que ya aseguro, que no existen dogmas cristianos, y sí: católicos. Claro es que aquí empezamos a no estar de acuerdo, tampoco estamos obligados a ello por ser amigos, pues, si uno de nosotros fuese el máximo defensor de la ortodoxia católica y el otro un pasota de la misma, cosas que no somos ni el uno ni el otro, eso no debería enturbiar la amistad entre ambos.

Manuel se sustenta en la definición que el diccionario de la RAE hace sobre la palabra pecado en tres acepciones, y es verdad lo que dice mi amigo, pero se queda algo corto porque si hubiese seguido leyendo se hubiese encontrado con la definición que del pecado “original” realiza el citado espabilaburros: “aquel en que es concebido el hombre por descender de Adán”.

Y ahí está el quid de la cuestión para mí, a saber, en que un servidor no cree que Adán existió, tampoco que Eva se forjase a través de una costilla que Jehová le birló a Adán mientras dormía, y mucho menos que el Demonio pinchapapa se enroscase en un manzano.

Y dicho lo anterior, al contrario que Pío IX, creo que todos los bebés nacen inmaculados y, por ello, el bautismo es un invento que no es ni bueno ni malo, sino eso: un invento.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

domingo, 11 de diciembre de 2011

Una noticia de vuelo


Durante esta bendita existencia, ocurren hechos que consiguen hacer dudar de uno mismo, de mi forma de ser, de cómo veo la realidad y, harto ya de hipocresías, me llega el deseo de retirarme al vacío de la nada, dejar los bártulos de escribir, las amistades peligrosas, las lisonjas cargadas de veneno, y descansar, paladear un delicioso pampero, exhalar el humo de un apetitoso cigarrillo, charlar de fútbol y esperar, simplemente esperar lo que tiene que llegar.

Quiero decir que durante este final de semana, salpicada de fiestas, he estado recapacitando en tomar los globos de mis ojos, darles la vuelta y ocuparme, sin preocuparme, de mí.

Al final, sin que ellos, los otros, se lo hayan propuesto, he llegado a la conclusión que no lo hago porque no puedo. Existe algo, vaya usted a saber qué, que me incita a la denuncia de esta sociedad anónima que sustenta su existencia en la mentira y la injusticia.

Pongamos por caso el invento de los eurodiputados que sirven para poco, y es mucho. Como la “cosa” anda mal por este engendro de naciones que llaman Europa, se ha votado en su Cámara, pomposamente denominada el Europarlamento, si los señores y señoras que ostentan este cargo deben seguir volando en “primera clase” o hacerlo en la de turista.

A favor de seguir volando en “primera clase”, han votado: Josefa Andrés Barea, Inés Ayala Sénder, Alejandro Cercas, Ricardo Cortes Lastra, Iratxe García Pérez, Eider Gardiazabal Rubial, Enrique Guerrero Salom, Sergio Gutiérrez Prieto, Ivan Irigoyen Pérez, Juan Fernando López Aguilar, Miguel Angel Martínez, Antonio Masip Hidalgo, Emilio Menéndez del Valle. María Muñiz de Urquiza, Andrés Perelló Rodríguez, Teresa Riera Madurell, Antolín Sánchez Presedo, Luis Yáñez-Barrionuevo García y Ramón Obiols (Todos de PSOE), y Jaime Mayor Oreja, Alejo Vidal-Quadras, Luis de Grandes Pascual, Pilar del Castillo, Carlos Iturgaiz, Teresa Jiménez Becerril, Pablo Arias Echuevarría, Pilar Ayuso, Agustín Díaz de Mera, Santiago Fixas Ayxela, Carmen Fraga Estévez, Salvador Garriga Polledo, Cristina Guitérrez-Cortines, Esther Herranz García, Gabriel Mato Adrover, Ignacio Salofranca y Francisco Millán Mon (Todos del PP), y Francisco Sosa (UPyD)

En contra, Rosas Esteras (PP), Ramón Tremosa (CiU), Oriol Junquera (ERC) y Raúl Romera i Rueda (Iniciativa), y se han abstenido
Izaskun Bilbao (PNV), María Badía i Cutchet (PSOE).

A esta noticia de vuelo he puesto nombres y apellidos para que se sepa con certeza el cachondeo que se traen con nosotros, todas esas personas que ganan más de 7.000 euros mensuales a los que hay que sumar dietas y más calderilla.

Por esto escribo y seguiré escribiendo, para destapar la hipocresía oculta.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

viernes, 9 de diciembre de 2011

Cuando un "sí" se convierte en un "no", o viceversa


En numerosas ocasiones se afirma que tener personalidad es ser fiel a lo que un día se prometió, votó, juró o creyó. Y siendo en parte cierto, no lo es menos que tal actitud ante la vida se puede tildar de pura cabezonería.

Se puede poner como ejemplo, entre otros muchos, la relación de pareja o matrimonio, según gusto personal. En un momento dado, por ejemplo hace 33 años, se pueden jurar amor eterno al otro y la otra y, el paso del tiempo o el roce de los años, nos va abriendo o cerrando los ojos, y todo aquello que fue se difumina en la nada más absoluta.

Y no pasa nada, pues peor es permanecer en la gran mentira de aparentar lo que ya no es real, sino un dulce sueño de juventud. En mi existencia, sé que a ustedes no les interesa lo más mínimo, pero es la única que conozco y no al cien por cien, en mi existencia, decía, he pasado por cielos e infiernos, días y noches, amores y odios, pasión y tedio, y la causa o persona que me llevaba del nadir al cenit, o viceversa, era la misma.

Creí como nadie en la trascendencia del Misterio, y como ese Misterio no es propiedad de uno, se esfumó una noche de septiembre, y quedé al amparo de la tremenda oquedad; amé a ella hasta llegar al delirio de saborear la locura y un día, cuando todo parecía un milagro, los cables de la lógica y la responsabilidad me hicieron cuerdo, y a partir de ese instante la fertilidad no creció en mi diario desierto.

Me sedujo la utopía de una Andalucía Libre y dejé el poder con tres palmos de narices; más tarde, abandoné aquella ilusión, no intenté más gatear por las poderosas alfombras y me instalé en la crítica, pura y dura, pues sino no sería crítica, hacia todo aquello que, disfrazado de buenas maneras, veía como farisaico.

Y ahí ando, en mi eterna contradicción de querer ser, a secas. Y ello me lleva, a veces, a sufrir un poquito; pero vale la pena.

Perdonen la confesión, pero hacía tiempo que no decía: Ave María Purísima.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Inmaculada concepción


Celebra mañana la Iglesia Católica el día de “La Inmaculada Concepción”, o sea, que María, por ser la futura madre de Cristo, fue concebida sin mancha de pecado original; si es cierta toda la historia de los dichos y hechos de Jesús de Nazaret, me creo este dogma de pe a pa, de principio a fin.

Claro es que también creo que todos los humanos han sido concebidos sin el pecado original; porque ¿cómo creer que un bebé o una bebé puedan haber nacido en pecado?; qué aberración, oh Dios, debe ser creer semejante blasfemia.

Mi pequeña Elena, su pequeño Antonio, su tierna Isabel, su chatillo Juani, el pequeñín de origen somalí, el nacido en los desiertos del Sahara, el desnutrido que padece la hambruna, la princesita, el pobrecillo, cualquier chavalín del Norte o del Sur, del Este u Oeste, todos y todas, sin excepción, incluida la judía María, han sido concebidos sin pecado.

Pero quién es hoy el o la ignorante que pueda creer que toda la chiquillería del mundo, menos una joven de Nazaret, ha nacido en pecado y, para más inri, original.

Ocurre sin embargo que con este argumento tan burdo, la Iglesia posee la llave para que los santos niños salpicados de no sé qué pecado en el que intervinieron una mujer, una serpiente endiablaba y una apetitosa manzana, puedan ser perdonados mediante el llamado Bautismo de aquel, dicen los teólogos, querer ser como Dios y, por tanto, acogidos en el seno de la Iglesia y hacer de los pequeños hijos de Dios; como si anteriormente fuesen hijos del Mal.

Un día, hace 13 años, escribí un villancico a mi nieta Carmen que se puede cantar al ritmo popular de “beben y beben…”: “Dicen de Dios muchas cosas/ que no puedo comprender/ miro los ojos de Carmen/ y ya todas me las sé”.

Y es que Dios, si existe, se encuentra en la inocencia de los ojos de un bebé.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

martes, 6 de diciembre de 2011

Un día loco


En cualquier periódico normal, una columna como la presente es motivo suficiente para dar de baja al autor de la misma; pero este digital www.diariolatorre.es no es muy normal que digamos, pues si deja expresar, mediante anonimatos, lo que cada quisque desea comentar, lo mismo debe hacer con sus columnistas de pro y contra. Más aún si el “dire” sabe, mediante comunicación telefónica, que el menda no está en sus cabales por mor de un vino de crianza y media docena de güisquis o agua de fuego.

Todo comenzó cuando un servidor de ustedes, casi de madrugada, apareció por una maldita farmacia 24 horas para buscar “zarator”, una caca que sirve para apaciguar el colesterol que nos quiere joder, y digo joder, porque esa es la palabra que mejor define a ese deseo de enviarnos al otro mundo, si es que existe, por estrechez consumada de nuestras arterias.

Tenía un servidor de ustedes, y de MagdaRi, Ana Pastor y María St, un almuerzo de muerte súbita, quiero decir con tonterías como gambas rojas de Garrucha, quisquillas de Motril, gambas blancas de Málaga, cigalas de la bahía de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, coquinas de vaya usted a saber de dónde son, y así hasta llegar a las benditas concha finas que están de rechupete; todo ello regado como Dios manda y Rajoy afirma, con vino de buena crianza al que se añade tarta inglesa de doña Carmen y otras lindezas por el estilo.

Pero antes de todo ese bacanal, se los juro por el vecino del quinto, que llamé a mi amigo Valentín Robles para decirle que lo quiero aunque haga meses que no nos vemos, y le dije que le transmitiera mi cariño a su mujer Maribel y a mis amigos Manolo Montes y Ani Lluch, que hace una pizca de tiempo nos veíamos con frecuencia, pero ahora, ya saben, que si uno por la rodilla, el otro por el pulmón y la de más allá porque sí, ni nos vemos y casi no nos queremos; el tema, amigos, hay que arreglarlos con un par de besos sonoros.

Pues bien, perdonen el rollo, acabado al santoral mariscos, ella, la “compi”, se introdujo en el catre y yo, lo que son las cosas, en el Gran Vía con el Montoya, Paco, Emilio, Antonio, Manolo, Pepe, Antonio y todo aquel o aquella que deseaba, o pudiera desear, tomar una copa de más, nunca de menos, para celebrar el día de la Constitución; porque es así en la amistad donde se celebran efemérides importantes.

Amigo Javier, director de este alegre digital, si lo deseas puede usted darme de baja; aunque eso sí, mañana, Dios mediante y sin güisqui de por medio, prometo ser más serio.

Y os digo a todos algo más, a saber, Viva la Libertad, pues esta columna en tiempos de Franco no había nadie capaz de escribirla.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Para qué la ley?


Ya saben, me imagino, lo de los tres poderes de un Estado Libre, a saber, el Poder Legislativo (Cortes), el Poder Ejecutivo (Gobierno)y el Poder Judicial (Jueces). Estos tres estamentos tienen que ser independientes entre sí para que exista una auténtica de democracia. En esa independencia estriba la diferencia entre un Estado democrático y una Dictadura. En el primero de los casos, uno legisla, otro ejecuta e interpreta el último

En las Dictaduras, el trío de poderes se dan besitos entre sí y se hacen carantoñas y todo es una cadena que, en manos del Dictador, no se interrumpe.

De los tres poderes, el primero de ello, esencialmente el Congreso de los Diputados, es el más fuerte ya que tiene la facultad de legislar sus propias leyes y presupuestos, y además la posibilidad de interpretación y ejecución a través de la llamada Mesa del Congreso. Digamos, y que se me entienda bien, que es una pequeña “dictadura”: yo me lo guiso, yo me lo como.

Algún día intentaré escribir en lenguaje claro sobre algo engorroso y que parece ser un clamor entre la sociedad: el posible cambio de la Ley Electoral que muchos ciudadanos desean; pero eso será otro día en que no esté bajo constantes etílicas.

Vayamos hoy a algo más sencillo, la formación de grupos parlamentarios propios en el Congreso. Aquí los partidos se juegan dos elementos importantísimos: el tiempo de intervención en los debates y el ingreso monetario de una sabrosa cantidad de euros.

Lo que está legislado sobre el tema es que para la formación de un Grupo Parlamentario es necesario, como mínimo, obtener cinco parlamentario y el 5% de los votos si el partido es de ámbito estatal o el 15% de la circunscripción territorial en que se haya presentado.

UPyD ha obtenido cinco escaños, pero no ha llegado al 5% de los votos del conjunto de España; no puede, legalmente, formar su propio grupo. Amaiur ha conseguido siete escaños, pero no ha alcanzado el 15% de los votos de Euskadi y Navarra; tampoco puede, legalmente, consolidar su propio grupo parlamentario.

Con esto habría que apechugar, pero no va a ser así porque Izquierda Unida va a prestar a los abertzales vascos un diputado, y algún otro partido, tal vez el PP, haga lo mismo con el de Rosa Díaz.

¿Para qué la ley?

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

sábado, 3 de diciembre de 2011

El desahucio político


En esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, se celebró el pasado día 2 del mes en curso, en la sede de la Subdelegación del Gobierno comandada por don Hilario López Luna, el Día de la Constitución Española. Quiero creer y es seguro que llevo todas las papeletas para acertar, que el adelanto de evento se debe a los distintos puentes que existen en estos días, y por ello no hay que estropear las vacaciones de las autoridades malagueñas.

A más años, más viejo cascarrabias. Cuando a uno, con tres cuarto de siglo entre pecho y espalda, le deben importar las cosas mundanas tres rábanos, de repente brota un divino cabreo que hace pensar que se sigue estando vivito y coleando.

Todo esto viene a cuento porque la Subdelegación del Gobierno Central, la Delegación de Gobierno de la Junta de Andalucía, el Excmo. Señor Alcalde y mucho me temo que también el Presidente de la Diputación malacitana han desahuciado políticamente a todos aquellos representantes de Málaga que fuimos, somos, Parlamentarios Constituyentes, o sea, aquellos que estampamos nuestras firmas en la Constitución Española, junto a Su Majestad el Rey.

Me parece una falta total de respeto este olvido hacia aquellos pioneros de la Constitución, muchos de los cuales, Villodres, Braulio, García Duarte, Tomás, Paco Román, Ignacio Huelin, y no recuerdo si algún otro, nos dejaron para siempre.

El resto, exceptuando al actual alcalde Francisco de la Torre Prados, que también es Diputado Constituyente, hace ya tiempo que no pinta nada en el mundo protocolario malagueño. Nos arrinconaron o nos arrinconamos en la esquina del olvido, aunque de vez en cuando el son de una débil flauta alerta de que, aunque malparados, seguimos vivos; sirva este pequeño artículo como muestra de ello.

Este desahucio hacia nosotros siempre ha sido denominador común de los dos partidos dominantes, tanto desahucia PSOE como PP.

Ustedes perdonen la pataleta, ya les decía: cosas de viejo cascarrabias.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com