domingo, 27 de febrero de 2011

El poema del domingo: Los días de Andalucía


Oficial y políticamente Andalucía, avalada por su Estatuto, es “una realidad nacional” y hoy o mañana, según cuando se publique este sencillo artículo, es o será su día; dicen.

Como “el día” ha caído en puente, unos ya lo han celebrado y otros lo celebrarán cuando puedan, pero siempre con prisas y floridos discursos institucionales, con flamear de banderas, bandas de músicas y cantando un himno en el que casi nadie cree, porque en realidad su letra es un canto al anarquismo libertario. ¿Y quién cree en la actualidad en el anarquismo?

Ya ven que palabra tan bella, “anarquía”, o sea, “sin gobierno”. Quede claro que los que no necesiten “gobierno que los gobiernen” serán los seres más libres y formados del mundo.

Andalucía y su 28-F no nos han conducido a ser más libres, sino a tener más gobernantes, más gente que manda y prohíbe; también nos han regalado una bandera blanca y verde que a la inmensa mayoría de sus habitantes y a la totalidad de sus políticos les trae sin cuidado.

Hoy, hace unas horas, me preguntaba una mujer idealista por cosas y hechos de la política oficial, o sea, la que produce más de un millón de parados en esta tierra donde conviven los olivos con los palos de golf, o sea, la pobreza de los sumisos jornaleros de hoy en día con la riqueza provocadora de los nuevos señoritos. No sabía que contestarle. Al final, recuerdo que le he escrito sobre la “utopía”, esa maravilla de “extraña realidad” que desean nuestros gobernantes robarnos con los fastos y canapés del Día Oficial de Andalucía.

Deseo que pase este maldito puente desde el que veo corren aguas de cientos de miles de parados, caravanas de coches oficiales, panderetas, castañuelas y el joven mendigo que silba la flauta en las inmediaciones de una catedral que cobija a un Dios que permanece mudo.

Si yo pudiese volar el puente, lo haría

viernes, 25 de febrero de 2011

Pedro Moreno Brenes


La libertad, aparte de otras lindezas que se dicen, es la posibilidad de optar ante varios caminos a seguir. En política, el voto libre del ciudadano, ante una variada gama de opciones, es la esencia de la democracia. El contenido de las urnas, en la mayoría de las ocasiones, está en función de un sentido histórico del voto o por un dejarse llevar sin más.

Pedro Moreno Brenes, candidato a la Alcaldía de Málaga por Izquierda Unida, es una persona honesta, honrada, trabajadora y progresista; su historia personal así lo certifica, y creo que una buena mayoría de malagueños estará de acuerdo con esos calificativos que he colocado a continuación de su nombre y apellidos. Podríamos situar como ejemplo significativo su moción presentada en el último Pleno Municipal sobre la creación de un tercer Hospital para Málaga y que ha sido aprobada con los votos de PP y PSOE. Un ejemplo entre los numerosos que se podía citar y que durante la actual legislatura han certificado que un hombre solo, PMB, puede hacer más labor de oposición que el Grupo Parlamentario Socialista.

Habrá que ponerse a pensar, en serio a la hora de depositar la papeleta en la urna, si es justo votar su trabajo y honradez, y no dejarse llevar por la inercia de prestar nuestra voluntad a los partidos mayoritarios; por ahora, ahí dejo la cuestión.

Hace tiempo, cuando oía a Julio Anguita en sus intervenciones políticas siempre me asaltaba el deseo de votar a aquel hombre, con visos de profeta, que me parecía el más sincero de los políticos del momento. Nunca lo hice y, por tanto, siempre me traicioné.

Soy amigo de poetas, aunque algunos de ellos me tengan por enemigo, pero no es así porque me encanta la poesía. Cayo Lara, actual líder nacional de IU, finaliza buena parte de sus mítines con poemas de Mario Benedetti, y ello le engrandece porque en la poesía de Mario, poeta menor dijo algún crítico de pacotilla, se encuentra el mayor canto crítico a la sociedad actual.

Sé por experiencia que Moreno Brenes, además de trabajador, es un amante y defensor de la poesía; y para mí, ello le otorga una cierta ventaja en el “pelotón” de salida.

jueves, 24 de febrero de 2011

Para salir del paso


Tan sólo con un ir y venir a Madrid o por pura vagancia de tomarte un par de días de asueto del tostón de tener que escribir, son causas suficientes para que enjaretar un “copo” suponga un gran sacrificio. Eso es lo que me ocurre en estos momentos, tras el encuentro con la prehistoria política en el día de ayer.

Bueno, digamos que vale la pena haber pasado unas horas en la bulla de trajes oscuros, corbatas al cuello e ir buscando por el hemiciclo rostros de personas que tomaron güisquis con olor a pólvora hace treinta años. Bien, pues bueno, pues vale la pena, pero la verdad, si es que ésta existe, es que te pasas las horas mirando el reloj a la espera de que las manecillas marquen las 20:00 para salir de estampida hacia Málaga.

Cuando estás enamorado no miras nunca el reloj si conversas con la mujer amada, y cuando lo miras, si es que lo haces, han pasado cinco o seis horas en un santiamén; claro que esto también ocurre con una buena partida de póquer entre amigos que se convierten en enemigos durante unas horas.

Y además, cuando sobre las cenizas de lo que pudo ser una inconmensurable tragedia nacional, oyes que se está haciendo política con un discurso que es bueno para la derecha, centro, izquierda, ejército y pueblo español, al que por cierto se pone como auténtico protagonista de aquel caduco y superado 23-F, ya es que no paras de observar el minutero y llegas a creerte que el reloj ha detenido su incansable tic-tac.

Así que ni lo dudas, te colocas el abrigo, te tomas un buen café y caminas hacia Atocha en busca de la liberación. Y una vez en la Estación María Zambrano, un taxi te lleva a casa aunque antes realizas una estación de penitencia en el Gran Vía, donde unos buenos amigos, los mismos que te estuvieron informando telefónicamente del Oporto-Sevilla, te esperan para tomarte una copa de amistad.

Y descansas.

www.josegarciaperez.es

martes, 22 de febrero de 2011

"18 horas con Tejero"


Una noche, como tantas otras, tomaba copas con un grupo de poetas a los que comentaba vivencias personales del 23-F. Uno de ellos, Rafael Alcalá, me insinuó que escribiera algo sobre lo narrado. Lo pensé y, sin más, así lo hice. En un par de noches escribí el libro que lleva por título “18 horas con Tejero” y que fue publicado en la editorial Algazara en 1997. Los pocos volúmenes existentes obran en mi poder y los guardo como paño en oro. En dicho libro, medio en broma medio en serio, se relata, salvando las anécdotas personales, todo lo que realmente sucedió en el hemiciclo. Si cualquiera de ustedes, querid@s lector@s, desea tenerlo entre sus manos, sin coste alguno, puede dirigirse a esta dirección electrónica: elcopo@telefonica.net

Mañana, día 23, salgo para Madrid (los gastos corren por mi cuenta), en viaje de ida y vuelta siempre que no aparezca otro nuevo Tejero, para mantener un sencillo encuentro con algunos de aquellos supervivientes que, salvo tres excepciones, servimos de puro cachondeo para un buen número de españoles, porque buscamos la vida “moqueta adentro”.

Andan saliendo documentos, algunos llaman Actas del 23-F, que no reflejan, por lo que leo hasta ahora, la realidad de lo que ocurrió en la bóveda sagrada de la democracia. Mañana, quiero pensar, tendré las mismas en mi poder, pero al mismo tiempo dejaré a José Bono un par de ejemplares para que los coloque en la biblioteca del Congreso de los Diputados y conste la verdad vivida, observada y silenciada por un testigo de excepción.

Existen otras actas y otras 18 horas de las que nadie habla. Me refiero a las actas y horas vividas por el pueblo español. Horas de vergüenza en el refugio de sus hogares, de silencio absoluto de la Comisión Episcopal y de no apoyo a una democracia que se tambaleaba ante el secuestro de un gobierno legítimo y los representantes del pueblo.

Pero ha pasado tanto tiempo que, tal vez, lo mejor será seguir silenciando el silencio del pueblo que no fue capaz de asomar sus narices en la tarde, noche y mañana que van desde el 23 al 24 de febrero de 1981.

www.josegarciaperez.es

lunes, 21 de febrero de 2011

Con minúsculas


En el mismísimo centro entre una columna y una tesina, se encuentra el artículo. Los hay, y entre ellos buenos amigos de un servidor, que llaman columna periodística a lo que es un buen artículo. Entre ellos se encuentra Alejando Rojas que sin ser amigo, pues no he compartido con él algo del sagrario de la intimidad, llama columna a lo que es artículo.

Nunca he intentado ofender a nadie, entre otras causas porque eso lo más facilón que existe a la hora de escribir; mas si usted se da por ofendido por un simple comentario firmado con mayúsculas ese es su pequeño problema, el grande debe ser la hostia. Desconozco la causa por la que www.diariolatorre.es me coloca en cabecera, desde luego que no es por lo que yo pueda aportar, así como tampoco por lo que los responsables de este digital me aporten. Lo mejor sería preguntarles a ellos, pero con el denso currículum de Alejandro Rojas me parece una simpleza semejante desvarío.

No es un servidor “el columnista” de este digital. Si lo es alguien, cosa que dudo, sería Luis Bravo que es el que más comentarios aglutina, por lo tanto habría que suponer que es el más leído. Lo que intento hacer es escribir mi opinión con letras minúsculas o mayúsculas, eso es lo de menos y más para un señor filósofo, y careto incluido. El careto es para que me partan la cara, hecho que usted realiza, pero que pocos comprenderán por lo farragoso de su discurso. Y no es que usted falsee, sino que lo hace incomprensible para el común denominador de los lectores. Y es que mire usted, don Alejandro, existe el “joaquinismo”, con sus aciertos y errores, en Alhaurín, como existió el “felipismo”, y para qué hablar del “caudillismo”, aunque en este caso no se puede hablar de aciertos.

Me alegro y muchísimo de que no todos sean como yo, incluido usted. Pero mire, don Alejandro, ERES y UPyD no dudo que sean colectivos necesarios; faltaría más. Ahora bien, Izquierda Unida es cada vez más necesaria en esta España donde PP y PSOE se estrechan las manos a la hora de dar tijeretazos.

Y no tengo más remedio que finiquitar esta columna, pues de lo contrario se convertiría en un artículo, y de ahí a lo que usted escribe no hay más que un paso. OK

www.josegarciaperez.es

domingo, 20 de febrero de 2011

El poema del domingo


/…………….

¿No recuerdas?
En el comienzo fue lento sigilo,
disimuladamente hurté tus labios.
Te dejaste robar.
Sí, lo sé.

Se quedó tu tesoro:
la perla, el reino, el dracma, la alba oveja
y el grano de mostaza elevose árbol
y anidaron los pájaros
en sus ramas sensibles,
campanario feliz de nueva vida.
Y ya nada fue igual.
Lo desértico, oasis.
La sequedad, follaje.
El fuerte viento, peregrina brisa.
Tu encuentro, sacramento.

…………………./

Del poemario “Inacabada ausencia”

sábado, 19 de febrero de 2011

Andalucía y sus hijos


Cuando se acercan fechas próximas al 28-F, la Junta se engalana para conceder Medallas de Andalucía a sus hijos más queridos y nombrar Predilecto del alma al que considere el mejor entre los mejores. Y esto que se hace a nivel central, me refiero en Sevilla, sede de la Junta, se repite en todas las provincias andaluzas concediendo trofeos más modestos a otros tantos ciudadanos.

Hace tiempo, desde que al poeta Felipe Benítez Reyes se le concediese la Medalla de Plata, que no me preocupa en demasía la concesión de estos honores y la nómina de los beneficiados, aunque este año me detenga unos momentos en narrar la sorpresa que me ha supuesto la designación del diputado sevillano y ex presidente del Gobierno de España, Alfonso Guerra, como Hijo Predilecto de Andalucía.

Y no porque Alfonso, conocido como “el canijo” en los primeros tiempos de la democracia, no sea merecedor a más altas distinciones, que sí, sino porque la mayor parte de su vida política activa, y hoy de una cierta pasividad, la ha pasado en la capital del Reino de España; siendo casi nula su presencia en Andalucía, exceptuando ese “quita y pon” de secretarios regionales del PSOE y candidatos a presidir la Junta de Andalucía.

Bien es cierto que si ese honor hay que concedérselo a un político, nadie con más méritos en la actualidad que Guerra, dada la mediocridad que se cierne sobre la clase política actual, sea andaluza o nacional; pero habiendo sido, y sigue siéndolo, Presidente de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados y habiendo consentido que algunos principios de igualdad hayan sido deteriorados entre ciudadanos de diferentes territorios, casos de Andalucía y Cataluña, yo hubiese dejado la predilección de la Junta para otros momentos.

Hoy por hoy, y creo no equivocarme, el Hijo Predilecto de Andalucía debería ser extraído por sorteo entre el más del millón de parados que convive entre nosotros. ¿O no?

www.josegarciaperez.es

miércoles, 16 de febrero de 2011

Wikileaks y Alfredo Taján




Tengo una tos que, día y noche, me acompaña desde hace más de seis meses. Es por ello que no salgo más allá de las inmediaciones del bloque donde me refugio, a lo más doy una vuelta por el Gran Vía donde tomo el café de la tarde y algún que otro güisqui, acompañado siempre de amigos de fuste que me arropan.

Estoy, pues, en una especie de exilio voluntario del mundillo literario, mundillo al que no tengo ningún deseo en regresar. Pues bien, el pasado lunes un reducido grupo de escritores me invitaron a cenar, conversar y conspirar correctamente. Tras cenar en La Cepa, tomamos una copichuela de nada en Puerta Oscura y allí fui informado de que en esa trama de espionaje selecto del “Wikileaks”, aparece el nombre de Alfredo Taján, Director Municipal del Libro y escritor de poesía y novelas, al tiempo que mano derecha de Miguel Briones, Delegado Municipal de Cultura.

Doy pistas. El que me lo contó es un serio escritor, bajito él e introducido en ese mundo de navajas afiladas, del que es gran maestro, a través del C.C. del 27. No daba crédito a lo que oía. ¿Qué Alfredo Taján, hombre discreto y nada dado a espionajes y montajes conspirativos se encontraba en la lista de personajes citados en el Wikileaks de los chivatazos? No podía ser.

Nada más llegar a casa, y eso que era bastante tarde, me colé en el ordenador pinchando el título de este “copo”, cosa que ustedes pueden hacer si lo desean. Pues bien, resulta que se lee que el ex embajador de EEUU, señor Aguirre, propone a Luis Alberto (se supone que el apellido es Cuenca) que hay que hace lo posible por beneficiar al intelectual A.T. (parece que las iniciales corresponden a Alfredo Taján) con la concesión de un premio literario, bien pudiera ser el “Ciudad de Salamanca”, para que la moral del intelectual argentino, bien afincado en Málaga, no se desmorone. Hecho, lo del premio, que como es bien sabido, se consigue más tarde. Dada las fluidas relaciones entre LAdC y AT, y las idas y venidas que el primero de ellos ha realizado a diversos actos organizados por el segundo, no es de extrañar lo sucedido para un lánguido lector del pinchazo en Google.

Aunque yo, conocedor del gran mundo literario, no llego a creérmelo.

martes, 15 de febrero de 2011

El "Faisán" está en su punto


Corría el Año II de la era Zapatero, cuando un bar conocido por “El Faisán”, situ en Irún, los “recaudadores de impuestos” de los del hacha y la serpiente lo habían convertido en su Hacienda Pública, o sea, el lugar donde se amontonaba la pasta que oxigenaba a la banda etarra; todo ello, según cuentan los anales de la época. Tiempo de “tregua” de ETA y de negociaciones del Imperio para que una paz octaviana reinase en los caseríos del País Vasco.

Fue el histórico magistrado Baltasar Garzón el encargado de llevar a cabo la investigación, investigación que dio como resultado la detención de más de veinte individuos dedicados a semejante trapicheo con los beneficios empresariales. El caso tuvo una cierta importancia cuando, según los cronistas de la época, el dueño del bar “Faisán” e “inspector general de la Hacienda” citada fue avisado -también se conoce por “chivatazo”- a través de un móvil de que, a una determinada hora del día tal, día y hora de la transferencia monetaria mano a mano, las Fuerzas del Orden Público procederían a su detención. Alertado el personaje, la operación “Faisán” no se pudo realizar, aunque se filtró que habían sido los propios investigadores del trasiego los que se chivaron al del Faisán. Parece ser que no se deseaba que nada entorpeciese las carantoñas entre adversarios, a fin de que la deseada paz envolviese a Euskadi, España y al Faisán.

Para investigar el “chivatazo”, éste fue desgajado del sumario general y entregado al citado Garzón, pero dado que don Baltasar se tomó un año de descanso, la investigación del “Faisán” pasó al magistrado Marlaska. Vuelto el primer juez al trabajo, siguió, dicen, investigando por aquí y por allí, hasta que la Fiscalía de la Audiencia Nacional, harta de tanto mamoneo, mandó archivar, congelar, el Faisán.

Otro juez, Pablo Ruz, sustituto de Garzón, en un auto -no confundir con coche- de enero del año en curso ordenó sacar el “Faisán” del congelador y prepararlo para una auténtica cochura. Y así las cosas, y pareciendo que va en serio saber quién fue el que dio el chivatazo, el tembleque se va apoderando de algunos mandamases del Ministerio de Interior.

El “Faisán” está en su punto.

www.josegarciaperez.es

domingo, 13 de febrero de 2011

Amor


Este escrito nadie lo puede entender porque es el principio y final del tronar de cantos poéticos que, desde siempre, intentaron alzar la voz para cantar lo que es amor.

Es el ejercicio indesmayable de las arenas de las playas que en un instante, nada más que un instante, se desliza entre dos seres que son uno. Es el intento de que el tiempo no destruya el placer de sentir como hombre y mujer. Es el zizagueo de la serpiente que, tímida y lenta, pero segura, se desliza entre un bosque de sudor humanos. Es querer asir para que no vuele al reino del olvido la auténtica vida.

Se ama, sencillamente se ama sin causa y razón. Solamente los que aman pueden comprender a los que aman, pero ni siquiera los que aman pueden comprender el porqué; menos aún, intentar explicarlo.

Es tan rico el dejar de ser, para ser con el otro. Es tan impresionante la transfiguración del amor. Es tan exquisito el contacto de cuerpos y almas. Es tan comunicativo el silencio. Es todo tan hermoso, que no se puede vivir sin amor. Es tan lindo.

Dejad, pues, al hombre y la mujer que amen al amor. Dejadlo en su profundo bienestar. Dejadlo en su santa locura. Detened por hoy la pasión y el deseo. Dejadlo amar. Sin más.

Sin San Valentín de por medio. A lo más, una sola rosa roja.

El poema del domingo


/……………….

Quiero dormir ya siempre
en mi sueño de nada,
con los ojos tendidos,
sabiendo que me miras
y sintiendo que te amo.
Y dormir. Sí, dormir.

Te lo decía cansado
tras ser solamente cuerpo
y alma los dos: “Nada espero,
sólo deseo morirme”.
Inmóvil nada esperaba,
todo lo esperado fue
y permaneció contigo.
Qué dicha querer la muerte
cuando se siente el amor
que no acaba, no termina,
continúa sosegado
como plaza de tus besos.
Es.

……………………./

Del poemario “Inacabada ausencia”

sábado, 12 de febrero de 2011

Carnaval


Lo mejor que he oído esta semana es el siguiente chiste real: “Un hombre va paseando por el Parque, detiene su camino, extrae de su bolsillo un paquete de Malboro, saca un cigarrillo, mira a izquierda y derecha, lo enciende, expulsa el humo con parsimonia y se dispone a disfrutar de la fruta prohibida. Se levanta una suave y leve brisa de levante que hace que el humo se extienda apaciblemente por el bello paisaje. El blanco del humo y el verde del follaje conforman un lindo espectáculo. Cuando el buen señor, gozoso en sí mismo, va a dar la cuarta calada al pitillo, una señora enfurecida le grita “me está usted molestando con su cigarro encendido”. El señor la mira complaciente, expele el humo hacia el azul cielo y le susurra al oído de la señora: “pues váyase usted a un bar, hija de la gran puta”

Y es que el transcurso de los años va transformando el mundo. Hasta podría ocurrir que esas boinas de polución que embargan a las grandes ciudades, sean debidas a los desheredados fumadores que arremolinados en las puertas de bares y restaurantes expulsan, todos a una, compulsivamente, el humo de sus cigarros al cielo que, poco a poco, va tomando ese color y olor de pulmón de fumador.

Y es que estamos ya, oficialmente, metidos en el Gran Carnaval. Y digo oficial, porque lo que es el antifaz o la máscara forma parte natural de nuestra forma de ser, sentir y vestir; podemos cambiarla según las circunstancias, pero jamás desprendernos de ella.

Algo así está ocurriendo con las potencias occidentales, ya saben, EEUU, Alemania, Francia, España, Italia, etc., naciones que hacen 19 días apoyaban a Mubarak en Egipto o a Ben Ali en Túnez, y que siguen haciéndolo con Gadafi en Libia, Buteflika en Argelia y Abdalá Saleh en Yemen, y que, de repente, se han quitado, con los dos primeros, la careta de aliados y se han colocado la de adversarios; a los otros les pueden quedar tres telediarios.

Por hoy, dejemos el Carnaval internacional en estas líneas.

www.josegarciaperez.es

jueves, 10 de febrero de 2011

Dar la cara


Lo que ha solicitado don Francisco Conejo, socialista de pro de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, a sus camaradas compañeros que se la van a jugar en la próxima campaña municipal es una consigna que raya en la heroicidad. Les ha dicho que tienen que “dar la cara” ante el adversario y no arrugarse o bajarse pantalones o faldas ante los debates que se establezcan en plazas, barrios, bares, emisoras de radio y videos locales que proliferan en el territorio que ostenta el número tres en el ranking de desempleados en la inmortal España.

La petición tiene bemoles, y puede instaurar una nueva saga de héroes y/o mártires en nuestra provincia a causa de decir la verdad, sí es que de eso se trata. Porque como explicotear que a través de esas siglas denominadas EREs, el tinglado se haya convertido, a veces, en una especie de coladero por el que se deslizan reptiles cobrando una jubilación anticipada sin haber sido currante de la empresa herida de muerte. Esto por poner un ejemplillo sin importancia.

No está bien, señor Conejo, pedir a los compañeros que den la cara para defender lo indefendible; lo que usted está pidiendo es que “pongan la cara” por tanto tahúr y truhán esparcidos por esos campos donde la sinvergonzería se ha convertido en una forma de vivir.

“Dar la cara” es lo que ha hecho Ignacio Hernández, columnista de La Opinión, cuando el pasado miércoles día 9 de febrero, en el capitel de la suya ha colocado mi nombre en negritas y me ha soplado un piropo que se merece, como menos, un par de besos y, a continuación, sendos güisquis para fortalecer la amistad. Y qué decir de un tal Horacio Maturana, que en un comentario a una humilde columna de un servidor se ofrece como antólogo de un libro de versos de poetas heridos por el dedo infalible y fatídico del insigne Miguel Briones, con prólogo de Francisco de la Torre.

Eso, eso sí que es “dar la cara”

www.josegarciaperez.es

miércoles, 9 de febrero de 2011

Mas, Zapatero y Merkel


Aparte de otras prebendas, Artur Mas, Presidente de la Generalitat, se ha dado una vuelta por el Palacete de la Moncloa, y el Supremo Jerarca de la Nación española, señor Zapatero, le ha concedido el “nihil obstat” (no hay obstáculo) para que Cataluña pueda emitir deuda pública y seguir endeudándose, dado el estado de mojama en que el ex honorable Montilla ha dejado las arcas catalanas con tanto gasto superfluo de embajadas e idioteces similares.

No había pasado media hora cuando las distintas facciones y fracciones de la España autonómica, endeudadas por mor de que el “dinero público no es de nadie” (Diccionario del Disparate de Carmencita Calvo, ex ministra de Cultura, Gobierno de España), y aniquiladas por la negativa del todopoderoso ZP a endeudarse, desenterraron tirios y troyanos, socialistas y populares, el hacha de guerra y, todos a una, pidieron la cabellera del todopoderoso habitante de La Moncloa; éste, sin arrugarse, mirando al desierto y saboreando su propio talante, lanzó una bocanada de fumata de la paz al viento de la ruina y dijo: “hágase”, o sea, el que quiera que se entrampe más, pues para cuatro telediarios que me quedan no vale la pena que pasemos más ratos malos.

Dicho lo anterior, y sin caer en sus consecuencias, pues todo lo hace en función de su particular “baraka”, desalojó de la bragueta la pequeña o gran minina que el “monstruo” pueda poseer y regó las fauces de la Merkel, a la que el día anterior, palabrita de honor, había prometido que se habían acabado en España el volteo de campanitas del euro; por todo ello, nada tendría de extraño que Angela, vuelva su bella melenita hacia nosotros y nos putee en alemán, que es la mejor manera de avasallar.

Mientras tanto, aquí en Málaga, el carril-bici, la ubicación de las putas y el qué hacer con Miguel Briones se están convirtiendo en los principales problemas del PP de Málaga.

martes, 8 de febrero de 2011

Sortu


Han penetrado ráfagas de una extraña luz en las redacciones de los periódicos, en los informativos de radio y televisión, en las columnas periodísticas y en toda clase de tertulias donde los pobres periodistas, gracias a ellas, descansarán por unos días de tener que empollarse con levedad de economía, inflación y deflación, para entrar de lleno en las entrañas del País Vasco y hablar sobre la nueva estrategia de la antigua Batasuna para entrar a saco en los Ayuntamientos y restaurar las exiguas arcas monetarias de la actualidad.

Para ello, los estrategas de HB, hoy “Sortu” -Crear-, han redactado unos Estatutos que recogen todas y cada una de las exigencias de la Ley de Partidos para convertirse en un colectivo legal; no es que sea el Sermón de las Bienaventuranzas, pero sí es cierto que, como dicen los enterados en materia terrorista, tiene buena música, por lo que será muy difícil tirar por tierra, legalmente, esa fotocopia de buena parte del articulado de la Ley de Partidos.

No seré yo, quiero creer, el que pierda buena parte de mi tiempo en analizar los excesos verbales que no esperan por parte y parte, las idas, venidas y paridas de fiscales, abogados del Estado, políticos, víctimas, presos, jueces y algún otro comunicado que pueda parir la serpiente; pero tampoco quiero dejar pasar la ocasión para afirmar, sin temor a equivocarme, que este numerito de cambio de nombre, y en este ocasión parece que de intenciones, lo hemos visto más de una vez, y siempre ha salido rana.

No queda más remedio que esperar. Es tanto el tiempo que llevamos haciéndolo que por una vez más no pasa nada. Ojalá la letra de “Sortu” sea verdad y esté llena de buenas intenciones, pero creo que hasta que las pistolas de los padres de “Sortu” no sean entregadas no hay nada que hacer.

lunes, 7 de febrero de 2011

Y Briones cogió su fusil


El PP ganó las últimas elecciones municipales de Málaga con mayoría absoluta. Y sigue reinando en la ciudad desde entonces y es posible que lo siga haciendo durante otros cuatro años más. El Alcalde Francisco de la Torre Prados, por el poder que le otorga la Ley, designó a un desconocido Miguel Briones para el cargo de Delegado Municipal de Cultura de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia.

Y Briones cogió su “fusil” e inició la observación del horizonte cultural de Málaga con el dedo índice de su mano derecha acariciando el gatillo y paseando el punto de mira por todos los ciudadanos que no fueran de su agrado, especialmente con los que con el tecleo de un ordenador pudieran ejercer una crítica hacia él.

Para estar más seguro, contrató dos guardaespaldas culturales, sicarios del hecho cultural, se afilió al Partido Popular y ya fue unos más de los suyos, o sea, de Paco, Elías, Diego, Celia, etc., y estos lo consideraron “uno de los nuestros”

Entre sus primicias culturales, liquidó de un solo disparo, con silenciador incorporado, un bello proyecto poético-social, de nombre “Poesía en los barrios”, mediante el cual algunos poetas llevaban la poesía a los barrios más periféricos de la ciudad, o sea, los situados fuera de la “milla de oro poética” que discurre desde el Museo de Málaga hasta el C.C. de la Generación del 27; y Málaga y sus autoridades silenciaron el “crimen”.

Más tarde, cambió el fusil por una escopeta de cañones recortados y, de un simple plumazo, descerrajó a quemarropa la malagueña colección de Poesía “Ancha del Carmen”; para ejecutar ese nuevo atentado contó con los suyos, a saber, Paco, Elías, Mariví, Carolina, Diego, Teresa, etc., pues, al fin y al cabo, “es unos de los nuestros”, me susurraban al oído. Un clamor, más universal que malagueño, conformado por mil voces de distintos países clamaron por la tinta roja desparramada por la perchelera calle que daba nombre a los libritos poéticos, pero no sirvió de nada porque los dados, los votos, de la muerte estaban echados.

Y por último, un pequeño pero grandioso expediente para nombrarme oficialmente, no marqués, sino lo que ya soy, hijo de Málaga, lo ha introducido en cloroformo y ha colocado a uno de sus dos guardaespaldas para que nadie ose llegar a él.

No sé que mentor o mentora, me inclino más por segundo, fue quien señaló al Alcalde la habilidad que Briones tenía para “liquidar” aquello o aquél que le molestaba, pero dada su perfecta sincronía para dar en el blanco elegido no me extrañaría verlo en la lista del PP para hacer virguerías en la próxima legislatura.

Se lo ha ganado a pulso, pulso que, por cierto, no le tiembla a la hora de apretar el “gatillo”.

domingo, 6 de febrero de 2011

El poema del domingo


…………….
Inacabada, mi alma
busca nuevos encuentros
entre flores umbrías.
Las quiero con cariño,
con dulce mansedumbre.
Igual, siempre lo mismo,
atardeciendo lejos,
amaneciendo fuera
de mí.

Pero lo nuestro,
-lo mío- es otra cosa:
un hallazgo divino
que no devolveré.
Es el sueño soñado
en la noche de julio:
estrellas por la mar
mecidas y asombradas
en la cúpula negra
de la noche que fue.
Asombradas de sí
son estrellas y mar,
agua y fuego más lúz,
un nuevo ser los dos.
Necesito de ti
y dejo que te alejes,
pero siempre te quedas
¡qué locura de espacio
tenerte sin besarte!
………………………..

Del poemario “Inacabada ausencia”

viernes, 4 de febrero de 2011

El sexto sentido


Qué bien sabe el café de la mañana, acompañado de un buen mollete rociado de aceite y cubierto de tomate; el gusto lo desarrollamos todos los días. Qué maravilla de ocaso vemos en el cabo Xunio, cuando los últimos rayos de sol taladran el templo de Poseidón; la vista la ejercitamos en cada acto de nuestra vida, y hasta somos capaces de mirar hacia dentro de nosotros. Qué magnífico aroma desprende el azahar en ese despertar de cada mañana; y es que con el olfato captamos aquello que nunca podrá captar la máquina más sofisticada que pueda existir. Qué placer poder oír la trompeta de Chet Baker o los blues que, como bucles en armonía, se apoderan de nuestros oídos y llegamos a sentir y descubrir el lenguaje de la música como un don divino.

Gusto, vista, olfato y oído. Cuatro sentidos en plena ebullición y siempre en disposición de desarrollo, pero queda huérfano y disminuido el tacto, pero el tacto con el otro o la otra. Ya ven que ante un dolor de muela o de estómago no existe mejor medicina que llevarse la divina mano al lugar dolorido y aposentar el suave tacto en la zona dolorida.

Qué le pasa al hombre y qué le ocurre a la mujer que huyen del tacto del otro, de la caricia, del manoseo, del pálpito de sentir carne con carne y experimentar si la química, ese misterio del amor, puede penetrar a través de los poros.

“Daos la paz”, ofrece el señor cura a los fieles, y un tímido besuqueo al aire con un leve contacto en las mejillas, cubre el templo; no digamos del frío apretón de manos; y no mencionemos a la estirpe sacerdotal que es la más meliflua a la hora de abrazar. Los hombres, al igual que las mujeres, o las mujeres y los hombres no se abrazan, no se tocan, no se acarician, no saben aceptarse en su inmensa humanidad.

Es hora de que desarrollemos el quinto de los sentidos, porque éste es el único que puede mecernos hacia el desconocido sexto sentido, el amor, ese sentir al otro como a uno mismo y fundirnos con él en un abrazo eterno.

www.josegarciaperez.es

martes, 1 de febrero de 2011

Las carpetas de Zapatero


Entre “el Carcaño”, “el Cuco”, Zapatero y Rajoy, las televisiones nos andan machacando sin misericordia alguna. Por mi parte, he perdido la pista de los dos primeros y de los dos últimos, mejor no hablar. Los dos “niños” sevillanos se traen un cachondeo con la policía y la justicia que da un cierto asquillo ese ir y venir de mentira en mentira, y los dos políticos, hoy de moda más que nunca en la caja tonta, tienen una montada con la edad de jubilación de los escasos currantes que no hay un dios que sepa, hoy por hoy, cuándo van a dejar el currelo y cuánto van a cobrar cuando engrosen el cuerpo de los congelados jubilados.

Así las cosas, el otro día -todos los días me parecen iguales- una bella periodista realizó una dulce entrevista al presidente Zapatero que, entre sonrisas y sonrisas por ambas partes, parecía más bien una cosa de esas que llaman del corazón y que, aunque sea basura de la buena, tiene más trapío y morbo que la realizada al simpático ZP.

En el justo momento de depositar unas pastillitas de sacarina en el café de mierda que ahora tomo, la bella chica preguntó al gran socialista por la posible sucesión de su persona en el partido de la “o” de obrero y la “s” de socialista. Fue entonces cuando Zapatero demostró ser un político de Estado y comenzó a disertar sobre la teoría de las carpetas, afirmando que todas las carpetas que tenía abiertas trataban sobre la crisis económica y sus soluciones, y que la de la cuestión sucesoria la tenía aparcada y cerrada hasta que llegase el momento.

Viendo como están las cosas, a mí me da exactamente igual que esta última la abra o no, pero respecta a la otras, o sea, a las de las soluciones para solventar la crisis económica lo mejor es que les dé el carpetazo.

www.josegarciaperez.es