martes, 27 de diciembre de 2011

Tomada la decisión


Hace la friolera de cuarenta y siete años, unos buenos hombres me dijeron que había que saber diferenciar entre “meta” e “ideal”. Venían a decir que metas podían existir numerosas, pero que ideal en la vida solamente puede haber uno; y que las metas, al igual que las velas de un velero, debían empujar para alcanzar el ideal.

Pues bien, metas creo haber conseguido algunas en este transcurrir de mi existencia, pero todas ellas, en su conjunto, no han conseguido materializar un ideal de vida, eso que la haría única e irrepetible y no una fotocopia más de las muchas, hombres y mujeres, que transitan a diario en este desierta sociedad anónima en la que vivimos.

He sido niño, joven y maduro; ahora me desenvuelvo en ese socorrido nombre de la “tercera edad”. Tuve novia y me casé como “Dios” manda o mandaba” en aquella época del nacional catolicismo; conformé una familia; en ciertas etapas tuve una vida algo licenciosa, sé lo que es el amor, aunque no sé explicarlo; bebí y jugué como Juan Charrasqueado; anuncié el evangelio predicando el mandamiento nuevo, aunque con el paso del tiempo descubrí que es viejo y que está por estrenar; ejercí de político, pero como buen utópico nunca me sujeté a disciplina de partido, y así me fueron las cosas; he escrito poesía y más de diez mil columnas, y sigo siendo un don nadie, lo que no deja de ser una bendición.

Todas esas acciones, metas en realidad, no me han llevado a alcanzar el ideal, y sin embargo creo que aún tengo tiempo de alcanzarlo; pero me sobran cosas, muchas. Se cuenta que una novicia se acercó a Teresa de Jesús y le preguntó: “madre Teresa: ¿que me falta para ser santa?”. La de Avila la miró con dulzura y le contestó: “te sobran cosas, hija, te sobran”

Por ello he decidido, y seguro que será un bien para todos, dejar de escribir. Desde hoy, no más columnas, no más críticas literarias, no más Papel Literario, no más guerrillas que a nada conducen.

Me retiro, como un día se retiró mi amigo Juan el de Cartajima, a disfrutar de pinsapos y ocasos.

Ruego respeten esta decisión tomada en el día de hoy. Por favor, no pregunten.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario