viernes, 9 de diciembre de 2011

Cuando un "sí" se convierte en un "no", o viceversa


En numerosas ocasiones se afirma que tener personalidad es ser fiel a lo que un día se prometió, votó, juró o creyó. Y siendo en parte cierto, no lo es menos que tal actitud ante la vida se puede tildar de pura cabezonería.

Se puede poner como ejemplo, entre otros muchos, la relación de pareja o matrimonio, según gusto personal. En un momento dado, por ejemplo hace 33 años, se pueden jurar amor eterno al otro y la otra y, el paso del tiempo o el roce de los años, nos va abriendo o cerrando los ojos, y todo aquello que fue se difumina en la nada más absoluta.

Y no pasa nada, pues peor es permanecer en la gran mentira de aparentar lo que ya no es real, sino un dulce sueño de juventud. En mi existencia, sé que a ustedes no les interesa lo más mínimo, pero es la única que conozco y no al cien por cien, en mi existencia, decía, he pasado por cielos e infiernos, días y noches, amores y odios, pasión y tedio, y la causa o persona que me llevaba del nadir al cenit, o viceversa, era la misma.

Creí como nadie en la trascendencia del Misterio, y como ese Misterio no es propiedad de uno, se esfumó una noche de septiembre, y quedé al amparo de la tremenda oquedad; amé a ella hasta llegar al delirio de saborear la locura y un día, cuando todo parecía un milagro, los cables de la lógica y la responsabilidad me hicieron cuerdo, y a partir de ese instante la fertilidad no creció en mi diario desierto.

Me sedujo la utopía de una Andalucía Libre y dejé el poder con tres palmos de narices; más tarde, abandoné aquella ilusión, no intenté más gatear por las poderosas alfombras y me instalé en la crítica, pura y dura, pues sino no sería crítica, hacia todo aquello que, disfrazado de buenas maneras, veía como farisaico.

Y ahí ando, en mi eterna contradicción de querer ser, a secas. Y ello me lleva, a veces, a sufrir un poquito; pero vale la pena.

Perdonen la confesión, pero hacía tiempo que no decía: Ave María Purísima.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario