domingo, 27 de noviembre de 2011

Un titular que me ha chirriado


El decano de la prensa malagueña, Diario Sur, del que soy un pequeñísimo accionista, está publicando una serie de fascículos para conmemorar el 75 Aniversario de su nacimiento.

Uno de ellos está dedicado al fallido golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 que un grupo de militares de alto rango intentó dar contra el régimen legalmente establecido y que alcanzó su culmen con la promulgación de la Constitución de 1978.

En realidad, todo lo que tenía que decir sobre este tema queda recogido en un libro que publiqué, titulado “18 horas con Tejero”, y en el de que una forma desenfadada -ya había transcurrido un montón de años del “tejerazo”- relato los acontecimientos que durante 18 horas viví en el interior del hemiciclo.

La información, por breve, del citado fascículo queda como cogida con alfileres, pero a un servidor de ustedes, como “malagueño nacido en Melilla”, y metiéndome donde ya no me debe importar casi nada, no me ha gustado ni un pelo que el señor Víctor Heredia, al que creo no conocer, haya titulado ese triste pasaje de la historia de España con el siguiente titular: “Un malagueño amedrenta a todo el país; miles de ellos defienden la libertad en las calles”.

Comenzaremos por ese comentario en el que se afirma que “miles de ellos defienden la libertad en las calles”; esos miles quiénes fueron, dónde estuvieron, cómo defendieron la libertad. Tal vez se refiera el señor Heredia a la manifestación que tuvo lugar en Málaga, pasados unos días del secuestro, en la que un pequeño tanto por ciento de la ciudadanía salió a la calle con una pancarta en la que se leía: “por la democracia, por la libertad, por la constitución”. Pero, vamos, lo que se dice defender la libertad, de eso nada, ni en Málaga, ni en los aledaños del Congreso de los Diputados, ni en sitio alguno. Los cines abrieron, los bares no cerraron, los prostíbulos siguieron con sus putas y chulos, y los ciudadanos, lógicamente, o no, asustados en sus casas.

Pero lo que no tiene pase es cuando se lee: “Un malagueño amedrenta a todo un país”. Eso qué es: ¿una exaltación de malagueñismo? ¿un acto de valentía?... qué es, vuelvo a repetir. Lo suyo es haber titulado: “Un teniente coronel de la Guardia Civil, pistola en mano, acompañado de doscientos guardias civiles con armamento, secuestra el Congreso de los Diputados”

No pretendo enmendar la plana a nadie, pero los que me conocen, no más de tres personas, saben que hay cosas que no puedo callar, pues estallaría el duodeno.

www.josegarciaperez.es
www.papel.literario.com
http://el-copo.blogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

No hay comentarios:

Publicar un comentario