sábado, 26 de noviembre de 2011

NEGACIONES


PRIMERA
.
NO oculto nada,
dejé todo en el borde del aquí.
Ahora busco sendas de locura.
Detengo mi camino cuando huelo el sentimiento
y prendo el fuego del amo.
Sigo mis pasos deteniendo al alba
y rocío mi cuerpo con tu ausencia.

SEGUNDA

NO nacen las palabras.
Quiero decir “te quiero”
y se quiebra el destino del mensaje.
Las palabras de ti perecen en su inicio,
se agolpan en mi mente
y la noche las cubre.

TERCERA

NO fui capaz, a secas, sin tapujos.
Tuve miedo de mí, de ti, de todo
y sin embargo te amo.
¿No me crees?
Si me vieras llorar
cuando apago la luz y se enciende tu sombra.
No me crees,
y sin embargo te amo.


CUARTA

NO cesa tu silencio.
Mejor sería que gritaras
golpeando las olas con tu nombre.
O tal vez, lo mejor sería
borrarte de mi agenda de presencias.


Nota
El autor de estas “Negaciones”, confundió durante años, muchísimos años, “existencia” con “vida”. Un día, atravesando la “existencia” se encontró con la “vida”, y nació de nuevo. Es, por tanto, joven a la “vida” y anciano a la “existencia”. Cuando solamente “existía”, dedicó su vida a caminar sobre las huellas de otros, siguió a numerosos hombres, aprendió diversas doctrinas, consiguió algunas metas y obtuvo algunos premios. Cuando descubrió la “vida”, empezó a amarse y a descubrirse como ser diferenciado; siguió los impulsos de su corazón, aprendió entre sus manos la belleza del vacío, consiguió ver, por un instante, el ideal del “ser-hombre” y saboreó el camino.
En la actualidad, dedica su tiempo a escribir y vivir la poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada