lunes, 21 de noviembre de 2011

De lo general a lo local


Uno vive, o lo que sea, enraizado en un barrio, plaza, ciudad, y es ahí donde batalla a diario para ser persona, bien en un deseado anonimato o repuntando el maravilloso silencio de existir, pero por esto de escribir casi a diario, el anonimato es imposible de conseguir ya que, según se lancen dardos o loas, casi siempre el punto de mira de otros apunta al menda.

Pero si se es honrado y, además, algo perturbado, no hay forma, o yo no doy con ella, de permanecer en silencio. Existe como una fuerza invisible que empuja a decir lo que se piensa.

En esta provincia de Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, los resultados electorales han sido de escándalo. El PP ha obtenido 6 diputados, 3 el PSOE e IU se ha hecho con un escaño, tras una larga andadura por el desierto.

Vamos, que el PP ha doblado al PSOE y ello no debe quedar, por parte de los dirigentes socialistas, en un simplón encogimiento de hombros hasta que se celebre ese Congreso que hoy se ha anunciado. Los mandamases Heredia y Conejo deben dimitir, mejor dicho ya deberían haberlo hecho, pero mucho me temo que ello no sucederá. No sé qué tienen los sillones políticos, deber se una especie de engrudo viscoso que impide que el personal pueda levantarse; no digamos ya los tapones en los oídos, pues no hacen puñetero caso al clamor de una gran mayoría de sus compañeros.

Y de lo local al localismo, me refiero a la cuna donde nace este Diariolatorre.es, esa maravillosa localidad, Alhaurín de la Torre, donde el valle del azahar se adelgaza. Su alcalde Joaquín Villanova ha obtenido acta de Diputado al Congreso por el PP. Enhorabuena.

Pero dicho lo tal, sería bueno y saludable que dejara la alcaldía de la villa para trasladarse a la Carrera de San Jerónimo. Puede ser que lo esté pensando, o no, y hasta podría ocurrir que por insinuarlo un servidor lo borre de la memoria.

Aunque ello pueda ocurrir, voy a más. Mire usted, señor Joaquín, una buena alcaldesa, pero buena de verdad, sería Marina Bravo, a la que por cierto no tengo el placer de de conocer personalmente. Sé que todo esto entorpece lo que usted piense ejecutar; pero yo la verdad, no me quedo tranquilo sin soltar ese venenillo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario