miércoles, 30 de noviembre de 2011

Apechugar con el muerto


Realmente en la definición del dicho “dejar el muerto” a alguien, no aparece el vocablo apechugar, pero me parece más castizo que “pasar el muerto”, “dejar la patata caliente a alguien” o “dejar la responsabilidad de algo a alguien”.

Habrán caído en la cuenta que el muerto es el dictador Francisco Franco, al que el final del estudio sobre la llamada “Memoria Histórica” indica que su cadáver, o lo que quede de él, debe ser desempolvado y llevado a otro lugar; parece ser que, según todas las noticias, la familia se niega al traslado del mismo por los páramos de España. Y por ahí, anda la cosa que yo sepa.

Desde que llegó el señor Zapatero al palacete de la Moncloa se emperró en el tema de la ley de “Memoria histórica” que, como finalidad suprema, tenía, quiero creer, dignificar y honrar a todos los muertos de nuestra particular y cruenta guerra civil, así como todos los “paseíllos” y “putadas” que tuvieron lugar durante el postfranquismo más duro. La cosa comenzó bien, según mi modesta forma de entender semejante lío, pero poco a poco, todo se fue emporcando y volvieron los fantasmas de siempre, ya saben, que si los azules por un lado y los rojos por otro les dieron con sumo placer al gatillo; de tal forma fue el desaguisado, que hubo cantidad de muertos que se echaban los unos a los otros.

Hoy, cuando Zapatero es un cadáver político, le ha pasado el muerto a Rajoy que, lo que son las cosas de la política, tendrá que apechugar con la desidia de los que han esperado hasta el último momento para ver qué coño hacían con los restos de Franco.

Siendo este caso lúgubre por excelencia, nada tiene que ver con la otra patata caliente de los cinco millones de parados que esperan, como agua de mayo, un curro que les saque de la ruina. Pido perdón por adelantado, no sea que cualquier nostálgico de acá o de allá se me eche encima, pero creo que es más importante dar trabajo a los que están casi muertos, que pasear el cadáver del Felipe el Hermoso de nuestro tiempo.

Y otra cosa digo, ¿porqué estando este Gobierno en funciones han aligerado el indulto del banquero Alfredo Sáenz?

Espeluznante juego de muertos, vivos y vivales.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada