viernes, 14 de octubre de 2011

El caso ETA


La banda terrorista ETA se está convirtiendo en un instrumento electoral. Sus integrantes, asesinos, pueden pasar a ser posibilidad, más o menos remota, que otorgue algunos puntos al PSOE, así lo creen, en las próximas Elecciones Generales del 20-N.

No hay día o noche que no se publique algo que tienda a hacer ver a los electores que sus miembros van camino de la paz, y que ello se debe al buen hacer de las Fuerzas de Seguridad, al tacto del gobierno socialista y, de rebote, al tiempo en que el Alfredo P. Rubalcaba estuvo al frente del Ministerio de Interior; pues puede ser, pero también puede serlo que en primer lugar el pueblo de España, muy concretamente los familiares de las víctimas que nunca se han tomado la justicia o venganza por sus manos, todos los gobiernos de la nación y los sufridos cuerpos policiales han sido, a lo largo de los años, piezas claves en el actual debilitamiento de los del hacha y la serpiente.

El próximo lunes, a iniciativa de ETA y de la izquierda abertzale, se celebrará en San Sebastián una conferencia internacional para verificar que esta vez, la llamada paz va en serio. Si no lo remedia nadie, a ella acudirá el PSOE bajo la máscara de Partido Socialista de Euskadi; esta nueva concurrencia de observadores internacionales, representantes de asesinos, cómplices de los mismos, peneuvistas que no quieren quedarse atrás y socialistas vascos que no saben qué hacer, puede convertirse en una nueva pantomima de las muchas que ya han tenido lugar en el transcurrir de los años.

No es que uno sea más duro que el Alcoyano, entre otras cosas porque el Alcoyano ya no lo es, pero no me agrada lo más mínimo el nombre “proceso de PAZ” cuando nos estamos refiriendo a unos asesinos que han quebrado la vida de inocentes de forma traidora, indiscriminada y cobarde; por ello, lo suyo es RENDICIÓN sin nada a cambio, entrega de las armas que posean y cumplimiento de las penas.

Pero sea cual sea el resultado de esta nueva algarada etarra, tengo por seguro que su resultado no influirá para nada en los posibles votantes del 20-N que, por cierto, no se fían de añagazas como éstas.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

2 comentarios:

  1. Más claro no se puede decir.Genial.
    Un beso , tu sobrina "la bética".

    ResponderEliminar