martes, 20 de septiembre de 2011

Si tú me dices ven, lo dejo todo


Los Panchos son inmortales, no ya por sus boleros, sino porque persisten desde el pasado siglo. Cambian sus protagonistas, pero los que ocupan el lugar de los fallecidos lo hacen igual que los anteriores; un servidor es capaz de escuchar un día entero ese dulce lamento que desprenden sus maravillosas letras.

Pues bien, Elena Salgado, la que todo lo sabe en Economía, le ha soltado el mejor de los piropos que se pueda decir a un hombre, en este caso a Alfredo P.: “Si tú me dices ven, lo dejo todo”, título que da nombre a una de las más famosas canciones del citado trío. Rubalcaba no puede ni debe decir no a tan egregia dama que tiene pisito en Los Alpes y una cuenta corriente con no sé cuantos cientos de miles de euros a su disposición.

A uno, con la edad ya madura y casi marchita, le importa un bledo de que armamento va a disponer Alfredo P. para que la ruina total se aposente entre nosotros por los siglos de los siglos, pero, por Dios, que cambie la munición para distraer al muñeco español.

Sin estridencias, o sea, de forma sinuosa como tan sólo él sabe hacerlo, ya ha confesado su amor por Cataluña por encima del bien y del mal, sea ésta nacionalista, independentista, derechona o izquierdosa; todo sea por acumular papeletas a su proyecto nada renovador en el que promete quitar pasta fiscal a los ricos, a Elena, para entregársela a los pobres.

Para más inri ha prometido ante la catalanada que si gana las elecciones estará a su lado Carme Chacón, la ministra de la guerra en Afganistán y Libia; también Trinidad Jiménez, de los Jiménez Villarejo de toda la vida.

Este buen y sabio hombre se está equivocando de pe a pa, pues a los españolitos nos gustaría ver un cierto cambio, aunque todo sigua igual.

Con Los Panchos, sean los que sean, el éxito está asegurado; pero seguir con la misma orquesta que nos ha llevado a la nada, mejor el tío del bombo. Digo yo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

2 comentarios:

  1. pues dices bien; con la melodía de fondo del tio del bombo de vez en cuando ganamos algo, que ya es mucho.
    Besos, tu sobrina "la bética"

    ResponderEliminar