lunes, 12 de septiembre de 2011

Eso del Patrimonio


Dejando a un lado las famosas frases de que: “era tan pobre que nada más tenía dinero” y aquella otra de “es más fácil que un camello entre por el ojo de la aguja a que un rico entre en el Reino de los Cielos”, que pueden servir de consuelo para pobres y desheredados, lo cierto es que hoy en día el concepto “rico” se ha puesto de moda, y lo que te rondará morena de aquí al 20-N.

La frase que parece más acertada es aquella que afirma: “el dinero no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla” o, al menos, eso es lo que deduzco después de haber pasado temporadas más seco que una mojama, frente a otras en que sin llegar a ostentar una vida boyante, conocida también por “vidorra”, he vivido y lo sigo haciendo con cierta holgura.

Aunque el PSOE, de cara a esa fecha del 20-N puede construir un nuevo Valle de los Caídos, según encuestas, no da la guerra por perdida y, por ello, ha sacado como arma fundamental y letal la guerra a los ricos para convencer a la españolada que los votos vayan a parar a su talego; dicha guerra la va a iniciar Rubalcaba con el deseo de volver a poner en la punta del trabuco del fisco el impuesto sobre el Patrimonio, por cierto que este mismo trabucazo fue finiquitado por Zapatero en complicidad con Alfredo.

Si el atraco se consuma, que lleva todas las de ganar, serán la sufrida clase media la que vuelva a hacer de paganini. Ya saben que el Patrimonio no es otra cosa que ese garaje, casa, sea una o dos, que usted fue capaz de adquirir a base de esfuerzo ahorrativo y privándose de más de un capricho para pagar créditos a buen interés. Hoy en día, y así ha sido desde siempre, la muchachada sacrificada de la clase media abona el terrorífico IBI, impuesto sobre bienes inmobiliarios, a los Ayuntamientos para que estos puedan, entre otras cosillas, pagar a la casta de concejales los gustazos que estimen oportunos, aunque sean los más inoportunos del mundo.

No hay manera de ser serios, así que aguantemos el chaparrón de la demagogia que se nos viene encima.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario