miércoles, 21 de septiembre de 2011

Dónde estás, Rosa10


Cómo este “copo” lo voy a colgar en Facebook es necesaria una mínima explicación. Ahí va: escribo todos los días en www.diariolatorre.es una columna con denominación de origen “el copo”; a ella, igual que a otras de distintos compañeros, el lector tiene la posibilidad de contestar con opiniones firmadas de puño y letra o mediante seudónimos.

Hace un par de días, no más, describí un sueño en mi búsqueda de una concha de calamar para mis canarios Limón y Cleopatra; ayer hablando sobre los rincones de Trinidad Jiménez, realicé una suave alusión a mi aflicción por la muerte de ambos pajaritos, muy en especial de Limón que ha cubierto durante trece años la estancia en la que escribía de los más bellos tonos musicales que puedan concebirse.

O nadie me lee o no tengo amigos. Habrá que sobrepasar ambos supuestos, pues ninguno de los que se califican como amigos o compañeros ha perdido un minuto de su preciado tiempo por la pérdida de ese ser tan querido por mí.

Ninguno, digo y mantengo, a saber, Pepe, Paco, Antonio, Carlos, Manuel, Javier, etc., y tampoco ningún anónimo de ese maldito lugar, que es el océano, se ha dignado dedicar un soplo de fraternidad hacia el que estas líneas escribe.

Pero el silencio más doloroso para mí, ha sido el de Rosa10, porque él, o ella, ha demostrado, con sus comentarios a través de los años, una cierta sensibilidad que era arrullada con mágicas palabras cuando presentía que mi alma estaba dolorida.

Se suman, pues, el silencio de los amigos con el de Limón y el de Rosa10, y me encuentro desarbolado e entristecido; tan sólo el ficus, que emerge ya robusto, parece compartir conmigo esta soledad de estío

¿Dónde estás Rosa10?

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com
http://el-copo.blogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

No hay comentarios:

Publicar un comentario