domingo, 28 de agosto de 2011

Fue un acaso (XIII)


Si el soplo renaciera, la vida se abriría. Sólo su asiento necesito para iniciar el camino, pero todo duerme conmigo. Espero en la gruta. Sé que llegará.

La vanidad se descuelga prendida de mi yo. De un hilo pende mi vida; el resto de la soga se desploma. Suavemente buscaré su presencia.
Sea quien sea, seré con él.

La libertad empieza ahora, cuando la escarcina penetre la máscara humana y su punta acaricie la de verdad de mi ser.


“De Resurrección” del poemario “Fue un acaso” de José García Pérez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario