martes, 23 de agosto de 2011

Algo más que un error

Alfredo P. Rubalcaba va perdiendo ideas. Tendremos que esperar a la segunda quincena de septiembre para ver si se repone y va colocando algo que pueda ser asumible por el electorado. La cosa no tiene nada de fácil, ya que todo lo que proponga, siempre que sea novedoso, tendrá a Mariano Rajoy replicándole el porqué no lo hizo o propuso en sus tiempos de omni-vicepresidente primero del Gobierno de su amigo Zapatero.

Ya ven que a la primera de cambio, suprimir las Diputaciones, le ha salido una parte de sus propios correligionarios para decirle que de tocar el poco pesebre que le queda al PSOE, nada de nada. Eso sin contar con la propia Constitución Española que habría que reformarla, a lo cual, lógicamente, se opondría el PP.

Así pues, dándose cuenta del error cometido, se ha sacado de la chistera el conejo que los políticos siempre tienen preparado para cualquier obstáculo que se les pueda aparecer; y es por ello que ahora, cuando todo se le ha puesto en contra, mantiene que sea un Consejo de Alcaldes los que lleven el peso de la ruina.

Pero siendo eso un error, nada parecido a la barbaridad que ha soltado por la “sin hueso” el Diputado General de Guipúzcoa, de cuyo nombre no quiero acordarme, perteneciente a la coalición Bildu. Este personajillo, alzado a las cumbres donde puede manejar cerca de mil millones de euros, ha largado, sin tartamudear, en una conferencia que ha dado en Francia, promovida por la Universidad catalana, que los asesinatos cometidos por ETA en tierras del cava ha sido algo más que un error, ya que la izquierda abertzale tiene una gran respeto a Cataluña.

Y a los demás asesinados qué, a los niños y niñas, guardias civiles, policías nacionales, militares, empresarios, obreros, concejales y mujeres masacrados en Madrid, Sevilla, Málaga, Granada, Santander, etc., qué, les da a usted lo mismo, mal hombre; porque usted, sabandija pelotillera de asesinos es una muy mala persona; más aún, los que le votaron son exactamente iguales que usted; y los que permitieron, por omisión, dar un visto bueno a la deformación política a la que pertenece son unos cobardes; y, por fin, los que aprobaron que usted pudiera presentarse deberían dimitir de sus puestos en el Tribunal Constitucional.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

2 comentarios: