miércoles, 20 de julio de 2011

Sin llegar a morir del todo


Vuelvo, pero ignoro el tiempo que estaré con vosotros. Tal vez lo que dure esta escasa levedad de hoy, que el cacharro llamado ordenador se porte con la seriedad que la hacen los Camps, Zapatero y los mercados de los euros.
Son tantos los años pasados, también vividos, en este lugar “donde el viento silba nácar” que se podría afirmar que en él he vivido el éxtasis y el infierno, los dos al mismo tiempo, y también cada uno por su lado; ahora bien, durante estos últimos días que van desde el último “copo” colgado, en el que hacía mención a un ficus que lleva camino de perecer, hasta este instante en que me he salvado de caer en las fauces de la Parca gracias a mí, al güisqui, Paco Basallote y García Velasco (los dos únicos amigos que se han preocupado por mi silencio de estos días), he tenido multitud de vivencias y he leído innumerables noticias en prensa escrita; pero ninguna de ellas, fuesen noticias o vivencias, han podido ser trasladadas a ustedes a causa de mi analfabetismo con las tripas de un maldito ordenador.
Sé teclear, y ya va bien; sé conducir el viejo Toledo, pero no tengo puta idea de lo que esconde su motor; casi sé existir, pero me he olvidado de vivir; duermo algo, pero no sueño nada, sea el sueño real o ficticio. Lo que intento describir es que parece que hoy puedo enviar estas letras desde el infierno del Atlántico al cielo del Mediterráneo, pero ignoro si mañana podré volver a conseguirlo. Mas digo una cosa, si lo consigo, a hoy me refiero, será la mayor de mis hazañas y de la me sentiré más orgulloso.
Otra cosa digo, les odio queridos lectores, pues son insensibles ante el último “copo” escrito, aquel que trataba sobre el pobre ficus. No han tenido ustedes los reaños imprescindibles para preocuparse de él, de mí o de uno de los dos.
Les odio cariñosamente, pero les odio. Y lo que son las cosas, sin la fantasmada que ocupan en uno de mis hemisferios cerebrales, no puedo vivir.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario