sábado, 30 de julio de 2011

La ruina


Ya era difícil, pero por fin hemos conseguido que la ruina anide entre nosotros y forme parte hasta del sabroso gazpacho. No sé cómo verán ustedes el fantasma de la ruina, digo lo de fantasma porque da la sensación que no se ve. Para mí el estado ruinoso de una casa es ver en todos sus rincones y esquinas unas telarañas que aniden murciélagos, pobrecitos, y bichos así. Por lo que leo, por cierto que le voy a echar bemoles a la cosa y voy a dejar de comprar prensa escrita, nos encontramos los españoles para que nos sacudan el polvo al igual que hace la vecina del tercero, desde su terraza, con sus toallas cuando viene de la playa.

O esto nos lo tomamos en serio o vamos ser puro cachondeo para la casta política, sea ésta de izquierda o derecha. Claro es que si nos tomamos en serio la mandanga, acabaremos tod@s siendo indignad@s de verdad, no como esos de pacotilla, buena gente, que se conforman con que aparezcan Alfredo y Mariano dándoles parte de razón; y ya, ea, contentos y a la Puerta del Sol para alzar las manitas y chupar cámara de la buena, si es que existe la buena.

No es la ruina de España, algo sí como un ente abstracto, no es eso; tampoco es el Estado, palabreja que nos acojona, el que va a supurar telarañas; menos aún, esos conceptos que pueden hacer tambalear al sencillo vecino, ya saben, que si la Junta de Andalucía, la Generalitat, tanto valenciana como catalana, Castilla la Mancha y la de León, y así hasta llegar a Murcia con su bandera y Parlamento; para qué hablar de la deuda de los Ayuntamientos o del déficit de las vacuas Diputaciones.

Los paganinis somos nosotros. Han malgastado, todos, y siguen malgastando nuestros ahorros en aeropuertos donde no vuelan ni aviones de papel; universidades que están produciendo una inflación de la inteligencia; las tarjetas de créditos, los móviles, los sueldos, los cuñados y los enchufados. A todos ellos, los pagamos nosotros.

La ruina es la nuestra. Se han ciscado y apoderado de lo poco que tenemos o teníamos. El Estado es usted y yo. España es usted y yo. La Junta es usted y yo. Hagamos la revolución. Es necesaria. Dejémonos de monsergas.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada