viernes, 22 de julio de 2011

De gaviotas, capullos, vampiros y amapolas


El vapuleo que la “gaviota” le endosó al “capullo” el 22-M ha hecho que éste, el capullo, se marchite, mientras la gaviota planea ufana el territorio español. En las ciudades, las “rapaces” gaviotas sen han hecho dueñas y señoras de los perímetros urbanos más importantes, a excepción de los “vampiros” nacionalistas que han vencido en otras, desde donde seguirán succionando la sangre del puñado de trabajadores que siguen currando.

En los reinos de taifas, mejor no hablar, un manto azul cubre la piel de toro, excepción hecha de Asturias, donde el azul “mahón” de Cascos ha teñido montañas y playas; lo de Cataluña es rancho aparte, y no forma parte de los idus de mayo.

Más que capullo, queda la “amapola” de Andalucía, amapola sujeta a los vientos de presuntos insecticidas que, en forma de corruptelas y Eres complacientes, puede ser aniquilada en cuanto una bandada de “gaviotas” diga: vamos a por ella; en ese instante, las “caperucitas azules”, me refiero a Esperanza Oña, alcaldesa de Fuengirola, y otros regidor@s del PP brindarán con champán del bueno por el marchitado “capullo”.

Sabedor de ello, el bueno de Pepe Griñán, presidente de la amapola andaluza, está intentando poner los medios para que no ocurra el hundimiento de Titanic. Y es por eso que hace un par de días y noches, el “Hospital de las Cinco Llagas” ha aprobado una propuesta para que se debata en su UCI que los alcaldes y alcaldesas no pueden ser candidat@s al Parlamento de Andalucía, y ello por el tirón electoral que puedan tener los De la Torre, Zoido y, entre otros y otras, la mencionada caperucita azul.

Creo que es buena medida que el político tan sólo tenga una función a realizar, pero por el mismo motivo tampoco debería desempeñar gestiones de concejal y diputado andaluz; concejal y diputado provincial; alcalde y diputado nacional; alcalde y senador; y, muy especialmente, concejal de urbanismo y cualquier carguillo más.

No le vale a Griñán y demás señores del campo de amapolas esta burda estrategia. Yo estoy con los “indignados”, o sea, que cada quisque se lama su capullo, pero nada más que el suyo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada