sábado, 9 de julio de 2011

"Cosas" de Dios


Dios no está. No lo busques en un laberinto de conceptos sin solución, ni en la quietud de un bello amanecer, ni en la violenta ruptura del mar en su encuentro con el acantilado.

No está en los conceptos, tampoco en el amanecer o en la violencia de la ola.

No es un objeto que se encuentra, y se usa, y mañana se escapa, y de nuevo vuelvo, iluso de mí, a la caza y captura de su existencia cosificada. Dios no está en el mástil airoso del Vaticano, ni en la palabra de quien dice representarlo.

Dios es, y es el aroma vivo que se desprende del encuentro de amor entre un hombre y una mujer. No habita ni en el hombre ni en la mujer. Es el contacto íntimo que brota del encuentro.

Dios es. Y existe en el vivir de aquellos que conscientemente viven en amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario