domingo, 12 de junio de 2011

El veraneo de Miguel Briones



Una vez constituido el Ayuntamiento de Málaga, su alcalde, Francisco de la Torre Prados, excelente persona y gran gestor, ha dado el pistoletazo de salida: “ahora a ser austeros y a trabajar sin descanso”.

Y yo, me cago en la madre que me parió, crítico sin querer serlo hasta conmigo mismo, me he preguntado: ¿qué hará durante este verano el Delegado de Educación del Ayuntamiento de esta ciudad, Miguel Briones, que todo lo acoge y todo lo silencia?

Ya saben, y si no lo saben lo vuelvo a repetir una y otra vez, que el señor Briones ha sido designado, por De la Torre Prados, Delegado del distrito número 11 y responsable del área Educación; nadie mejor que el citado señor para el tema educativo pues es Inspector de Educación de Enseñanzas Medias.

Ahora bien, o mal, cualquiera sabe, iniciado el calor llegará la “caló” que dará paso a las “calores”, o sea, que el verano se nos ha echado encima con alevosía, nocturnidad sin sábanas y con una crisis que impide luchar contra él con unas cervezas de más; pues bien, dado que el fantasmagórico distrito municipal número 11 no se constituirá hasta pasada la canícula y que los colegios, con sus alumnos y profesores, no abrirán sus verjas hasta el veranillo del membrillo, léase septiembre, qué coño podrá hacer el señor Briones en sus dos grandes responsabilidades, más aún si el Consistorio no tiene competencias en Educación, salvando el desperfecto de algún cristal roto y poco más.

Pues eso, o sea, lo que dijo el Alcalde Francisco de la Torre Prados, “austeridad”, sinónimo de tirarse un verano a la bartola descansando sobre una buena hamaca y poco más.

Otro sí digo y ruego, a saber: que el citado señor Briones, exterminador de Colecciones de Poesía y silenciador de determinados expedientes en la legislatura anterior, no nombre directores de áreas o subdirectores, cargos que vienen a ser lo mismo en todo lo que se refiere a euros, pues él solo se basta para llevar a buen fin la asunción de sus nuevas tareas.

Pregunto, pero no habrá un dios que conteste: ¿llevo o no razón?

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario