viernes, 10 de junio de 2011

El nuevo Salustiano



En la tele, al tiempo que combinaba una sopa de mariscos con un pincho de tortillas, he escuchado a un joven ingeniero español en paro que “aquí –se refería a España-, uno puede optar a ser funcionario o a acampar en la Puerta del Sol”; pues bien, de aquí a seis meses, ni lo uno ni lo otro.

Es uno de tantos ingenieros en paro que ha acudido a la llamada del INEM alemán para buscarse el papeo en tierras de la Merkel, tierra de promisión para ingenieros industriales y de telecomunicaciones, aquellos que se iban a comer el mundo por nuestras tierras con el famoso I+D -en estos momentos me sujeto la parte baja del vientre, también conocida por “bartola”, y me parto de risa, algo saludable en estos momentos de tragedia económica-.

Tragedia que, allá por los años 50 y 60 de pasado siglo, consiguió que la buena gente del campo español, muy especialmente el andaluz, y otros sectores sociales -desde luego que no ingenieros, pues eso quedaba para los niños de papá- cogieran su maleta de cartón para iniciar el primer éxodo hacia Alemania.

Allí llegó Carlos Cano y allí compuso “El Salustiano”, coplilla que se iniciaba de la siguiente forma “Hasta un pueblo de Alemania ha llegao el Salustiano/ con más de cuarenta años/ y de profesión el campo/ pa buscarse l´habichuela…”.

Eran otros tiempos, pero las mismas causas son las que originaron que “El Salustiano” ayer y hoy, el ingeniero, tengan que dejar sus gentes, sus pueblos y sus costumbres para irse a Alemania, en la actualidad con sueldos anuales cercanos a los 50.000 euros; pues que no lo duden, que se vayan.

Y creo que siguen vigentes las mismas causas que ya denunciara Carlos Cano en su coplilla de El Salustiano, ahí van: “…/ yo no creo que el sombrero les toque en la tómbola/ a esos gachós trajeados que viven de na./ Que lo roban, lo roban/ con cuatro palabritas finas lo roban/…”

Ingenieros, obreros, médicos, jornaleros…que más da. Se nos fueron los mejores, y ahora se nos van los únicos. Pero seguimos con los hombros encogidos y cara de tontos.
www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

2 comentarios:

  1. Si, si realmente es triste ese porvenir que tenemos por delante, valga la redundancia... pero bien que me has hecho reir!!!!

    ResponderEliminar