miércoles, 29 de junio de 2011

El desastre del Estado de la Nación


Son las 16:00, o sea, las cuatro de la tarde. El aire acondicionado no funciona. Por la 2, a esa maldita hora del demonio, se retransmite “El desastre del Estado de la Nación”. Tengo dos opciones: aventurarme en el caluroso catre o tragarme lo del Estado de la Nación. Lo echo a cara o cruz. Tengo mala suerte. Sale cruz, o sea, televisión al canto.

Sube a la tribuna de oradores, es un decir, Mariano Rajoy. Su “cuadra” de señorías aplaude a rabiar. Mariano se envalentona y diserta sobre la agonía de España con Zapatero. Desde su bancada hay un tronar de aplausos.

Sube a la tribuna de oradores, es otro decir, el presidente en funciones del Gobierno. Me refiero a José Luis, no a Alfredo. Larga lo que no está escrito sobre la ineficacia de Rajoy. Este lo mira con un ojo como extraviado. La “cuadra” socialista aplaude a toda pastilla a su benefactor.

Uno sube, el otro baja. Y así hasta en tres ocasiones. Zapatero se saca de la manga unos gráficos. Los espectadores bostezan. Más de lo mismo. Rajoy no tiene gráficos, aunque le echa en cara a José Luis lo de los cinco millones de parados.

Sale a la palestra el señor de CiU y su ilustre calva. Las cuadras socialista y popular aprovechan el momento para salir del hemiciclo a hacer el pipí correspondiente. Aprovecho la ocasión y hago lo mismo. No tiro de la cisterna porque tan sólo han sido unas gotitas de nada. Hay que ahorrar.

Me canso de oír al señor Durán i Lleida. Es muy finolis y lee demasiado bien. Me engancho al ordenador y penetro el océano de Google. En “El País” y “Público” dan como vencedor a Zapatero por un 65% de los viciosos que ya han votado. En “La Razón”, “ABC” y “El Mundo”, por idéntico porcentaje gana Rajoy.

He perdido la tarde y la siesta. Más de lo mismo, pero a una hora inusitada. No tengo remedio. Me acepto a mí mismo. Soy como soy. A pesar de ello, me amo.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

2 comentarios:

  1. Ayer me acordé de mis años de facultad, allá por 3º de Derecho cuando a las 16h,o sea las cuatro de la tarde, tenía clase,la primera de la tarde, con Rodriguez de la Borbolla, nombre que te sonará.Pensé que ya "sufrí" bastante aquel año como para tragarme de nuevo el debate de ayer.Asi que me tumbé en el sofá y vi "Bones".Por cierto, que ese año me suspendieron!!
    Besitos
    Tu sobrina "la bética"

    ResponderEliminar
  2. Es lo mejor que pudiste hacer, querida sobrina bética. Dormir hasta hartarte, pero como yo estoy jubilado me las trago todas.
    Por cierto que "pepote", de nombre José Rod´ríguez de la Boebolla y Camboyán, pertenece a la gran clase e ilustre de Sevilla, aunque sea socialista, pero eso es mentira.
    Un beso grandote. si ves la hora del envíio, cpomprobarás que me tomado más de una copa. Chin-chin y muchos besos- Eres formidable.

    ResponderEliminar