miércoles, 1 de junio de 2011

De Ronda vengo...


La copla “Verde, blanca y verde”, de Carlos Cano, vino a convertirse en aquellos tiempos de ilusión reivindicativa de los andalucistas en el santo y seña de una inminente y pacífica revolución de ideales que, en un momento dado, pudo finiquitar el bipartidismo en Andalucía.

No en vano la copla comienza su melodía con ese “Vengo de Ronda/ lo mío buscando/ la flor del pueblo/ la flor de mayo/ verde, blanca y verde”. Y es que Ronda es la cuna del Andalucismo Histórico. Fue en la capital de esa comarca llamada Serranía de Ronda y que acoge a parte de las provincias de Málaga, Cádiz y Sevilla, donde Blas Infante y los suyos institucionalizaron el himno, la bandera y el escudo de esta tierra, la nuestra, que no acaba de encontrar acomodo entre tantas gaviotas y capullos.

La democracia contemporánea municipal votó andalucismo por la Serranía en el año 1979, y el andalucista Juan Harillo se convirtió en el primer Alcalde de Ronda. Después llegó el desastre y los andalucistas iniciaron la travesía del desierto, pero con el camello a cuestas. Actualmente los escombros han sepultado aquella utopía, y tan sólo en algunos pueblos se huele y mastica aquellos versos de la copla de Carlos Cano: “Amo mi tierra/ lucho por ella/ mi esperanza/ es su bandera/ verde, blanca y verde”.

Antonio Marín Lara fue el último alcalde andalucista de Ronda, pero a mitad de esta agónica legislatura, viendo venir los escombros sobre él, se pasó con todos sus concejales al PSOE, dándose lo nunca visto en política, o sea, ser dos años Alcalde por el PA y los dos últimos por el PSOE. A partir de ese momento, l@s andalucistas rondeñ@s comenzaron a sacar brillo a las letrillas de Carlos Cano y han ido cantando por el Tajo “que alegres cantan/ las golondrinas/ tierra sin amos/ tierra de espigas/ verde, blanca y verde” y han obtenido un buen resultado electoral que va a hacer posible que la vara de mandos de la Alcaldía de Ronda esté cogida por dos manos, una de ellas andalucista de pura cepa.

Me cuentan los del lugar que Marín Lara anda “llorando” por las estribaciones de la sierra, mientras un susurro de pinsapos adorna su llanto con aquella melodía “Vengo de Ronda/ lo mío buscando…”

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada