sábado, 25 de junio de 2011

Aquella ultreya de Euskadi (y II)


Nada más llegar a Vitoria y hacer presencia en el polideportivo donde se celebraría la ultreya, unos de los organizadores me comentó que esa misma mañana había estallado una bomba lapa y tres guardias civiles habían sido asesinados.

Se acercaron hasta mí dos componentes de la conocida como “brigadilla social” que solicitaron me identificase. Así lo hice. Uno de ellos me preguntó que de qué iba a hablar a las más de mil personas que esperaban el inicio del encuentro cristiano; le contesté que mi tema era “el compromiso temporal del cristiano”, e inquirió: “bueno, y eso qué es”, a lo que contesté de una forma abstracta como todo aquello a lo que el cristiano se compromete para construir un mundo más justo y digno. “Pero bueno, de qué va a hablar usted”, la respuesta fue rápida: “de Andalucía”. Y suspirando, dijo: “ah, bueno”. Me sentí mal y ridículo.

Terminada la ultreya y tras haber narrado unas vivencias en el Valle del Guadalhorce, lugar donde me había jugado algo el tipo, pasé tres días en el País Vasco invitado por un sacerdote de nombre Vitoriano Arístides. Visitamos laderas, montes, aldeas y pueblos, y me iba comentando el buen cura que me fijase en la cantidad de chavales que, sentados en las laderas, oían las palabras de una persona mayor de edad; por todos los lugares se daba el mismo fenómeno, y el cura Vitoriano me comentaba que aquellos jóvenes recibían una mística de sus mayores que ellos, se refería a la Iglesia, no habían sido capaces de transmitir.

Adentrados ambos en los caseríos de Guipúzcoa, Arístides me comentaba que aquel territorio era algo bien diferenciado de Vizcaya, Álava y desde luego que de España. Sus habitantes, decía, no saben hablar el español, tan sólo hablan el lenguaje que les transmite el pezón de la madre, el euskera; si eso era así hace más de cuarenta años, imagínense hoy una vez que las competencias en educación fueron transferidas hace un montón de años.

En resumen, Álava siempre fue y sigue siendo de derechas, Vizcaya es peneuvista y socialista, y Guipúzcoa es Bildu; así lo ha demostrado cuando se lo han permitido. El fenómeno viene de muy lejos.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario