viernes, 24 de junio de 2011

Aquella ultreya de Euskadi (I)


La palabra griega “ultreya” se traduce al español como “más allá” y fue, no sé si sigue siendo, el grito de ánimo con el que los peregrinos del Camino de Santiago se saludaban. A mediados de los años 40 del siglo pasado, un grupo de jóvenes de Acción Católica de Mallorca iniciaron, bajo el lema de ¡ultreya!, una peregrinación a tierras de el apóstol Santiago, y como resultado de la misma, y de sus componentes, nació el Movimiento de Cursillos de Cristiandad que, desde entonces y hasta la actualidad, con sus más y menos, sigue recorriendo los caminos de todo el mundo con “carta de ciudadanía” como dijese Pablo VI, Papa poco sospechoso excepto para algunos católicos recalcitrantes.

Pues bien, tuve la suerte de vivir unos de aquellos “cursillos” y descubrí a Cristo Resucitado, al que, por cierto, la Iglesia se había encargado de colocarle un tupido y estúpido velo para que no fuese reconocido. Tripulé en la barca de la Iglesia, creo que en la proa, y llegué hasta ser nombrado Presidente de dicho Movimiento por el obispo Ramón Buxarrais, obispo que, como Pablo VI, era porco sospechoso excepto para los mismos que mencionaba anteriormente.

Pues bien, aquella palabreja, ultreya, extraña para muchos, fue el nombre que adquirieron determinadas reuniones de personas que habían practicado los criticados “Cursillos de Cristiandad”.

Allá por el año 1974, años más o año menos, el Secretariado Nacional de Cursillos de Cristiandad de España, decidió organizar una ultreya en Euskadi, concretamente en Vitoria. Corrían años de tiros en la nuca por parte de ETA y el gobernador civil, franquista por supuesto, prohibió que un laico vasco diese el tema central, cuyo nombre era: “Compromiso temporal del cristiano”; el cardenal catalán Jubany era el encargado de hablar sobre el tema místico.

No sé por qué, pero el Secretariado Nacional pensó no prohibir la ultreya y decidió que fuese un servidor el que se desplazase desde Andalucía hasta Euskadi para disertar, mediante el testimonio, sobre el compromiso temporal del cristiano.

Y así lo hice, pero ese será tema del próximo copo que, por supuesto, tendrá que ver con Bildu.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada