viernes, 17 de junio de 2011

Análisis del deterioro político


La situación política de España está pasando por un grave deterioro al que la misma democracia, incluidos los “indignados” pacíficos, debe poner remedio.

Analicemos la situación: al presidente Zapatero podríamos definirlo como interino, toda vez que ya ha afirmado que no se presentará a las próximas elecciones; Rubalcaba, vice-presidente del Gobierno y vice-responsable de la gestión de la crisis será el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno de la nación, en tal sentido debería dimitir ya como ministro del Interior; una buena, o mala, parte de los ministros actuales podrían ser definidos como mediocres; el pasado 22-M la ciudadanía, a través de su voto en libertad, dictaminaron la no confianza en el gobierno actual, aunque dicho voto fuese destinado a renovar municipios y comunidades; las imágenes que han dado la vuelta al mundo del secuestro del Parlamento de Cataluña agravan la desconfianza de países occidentales hacia España; el posible rescate de Grecia acentúa aún más la crisis económica española; la oposición mayoritaria descansa en una silla esperando ver pasar el cadáver de su adversario; las calles y las plazas de nuestra nación son tomadas, pacíficamente o no, de forma ilegal, por numeroso indignados que indignan a una gran mayoría de otra clase de indignados; numerosos ediles han tomado posesión de sus alcaldías entrando en los ayuntamientos por la puerta de atrás; en más de un centenar de municipio del País Vasco la bandera española se ha guardado en el baúl de los objetos olvidados; los liberados etarras, hoy fugitivos, escapan de la Justicia con pulseras de control; existe temor, tal vez fundado, a que los filobatasunos puedan hacer mal uso de los datos que van a tener en su poder; el Tribunal Constitucional, hoy en estado catatónico, podría legalizar Sortu y, con ello, posibilitar el acceso de la franquicia Batasuna a los Parlamentos de España y Europa; Valderas, coordinador regional de Izquierda Unida de Andalucía solicita ahora, lo que son las cosas, que aumente el número de parlamentarios andaluces; y a todo este rosario de calamidades políticas, que son susceptibles de ser aumentadas, se suma que no se ve ningún brote verde real, no estacional, que nos haga ser optimistas ante esta crisis económica que no reduce sus parámetros de agonía e incertidumbre.

No es que sea la solución, pero sí podría existir un germen de esperanza y confianza en el adelanto de las Elecciones Generales.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

3 comentarios:

  1. Así lo creo yo también, aunque estoy un poco-bastante asustada.

    ResponderEliminar
  2. Creo que seria lo más adecuado tal y como están la situación.no nos merecemos lo que está pasando.
    Un beso.
    Tu sobrina "la bética"

    ResponderEliminar
  3. Querida Magda: Existen "cosas" que tienen que ser cambiadas de raíz, y creo que la transformación se realizará, Nos encontramos en tiempos de cambio.

    Querida sobrina bética: he pasado, con los tuyos, que son también míos, una tarde imborrable a orillas del Guadalquivir. Besos.

    ResponderEliminar