martes, 31 de mayo de 2011

El gazpacho está salvado


Cuando iniciamos el mes de junio y el calor, a la espera de que lleguen “las calores”, ha sentado sus reales entre nosotros, podemos y debemos afirmar que el gazpacho, producto culinario netamente andaluz, está a salvo, pues ¿qué sería de nosotros con un fresco gazpacho condimentado sin pepinos? Aunque a un servidor de ustedes, seamos sinceros entre nosotros, hay dos alimentos que se me “repiten”, o sea, de difícil digestión: el pepino y la piel del pimiento, sin ella, sin la piel, el pimiento es uno de mis platos preferidos, más si son pequeñitos y asados con normalidad.

Aunque parece que el daño ya está hecho y la economía hortícola andaluza, especialmente en Almería y algo menos en Málaga, ha perdido una millonada de euros en unos días, por la ligereza con que la señora Prüfer-Storcks, alemana de profesión, o sea, teutona hasta la médula, se ha pasado tres pueblos y ha corrido más que Contador al achacar al pepino andaluz ser el portador de la bacteria “E. coli”, una grandísima hija de puta, aunque pequeña en tamaño, que se ha llevado por delante a cerca de veinte personas y heridas a más de mil.

Pues bien, los sanitarios alemanes han analizado tres pepinos españoles y en dos de ellos no han encontrado ni rastro del “bichito” en cuestión, en el tercero sí se ha detectado una cepa de “E. coli”, pero no es de la variedad letal que ha causado la desgracia.

A Rosa Aguilar, la responsable del pomposo Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, por fin la hemos visto trabajar. Ha cogido los bártulos y se ha largado para Bruselas a recaudar unos millones de euros que alivien a los siempre malhumorados agricultores, aunque esta vez con razón. Parece ser que lo prometido no es lo suficiente para evitar la catástrofe económica, por lo que los responsables de las cooperativas agrícolas exigen que Zapatero tome cartas en el asunto; no sé, pero yo, por si las moscas, hago cruces con los dedos pulgar e índice.

Es una ironía, y como tal desearía que la tomaran, pero creo que el gazpacho está a salvo porque nuestra ministra de Sanidad, Leire Pajín, no ha dicho esta boca es mía.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

1 comentario:

  1. Si me llegan a quitar mis pepinos "aliñaos" con sal y vinagre y mi gazpacho no se que le hubiera hecho a más de uno-a.Además me trae tantas imagines de mi niñez ......¿recuerdas a la yeya con las rodajitas para las manchas,tio?Hoy he ido al mercao y he comprado un kilo que me comeré nada más llegue a casa!!!!
    Besitos de tu sobrina "la bética"

    ResponderEliminar