miércoles, 11 de mayo de 2011

Acto 6º: Los recortes


Dice una sevillana que “el amor es un viento que igual viene y se va”, y es por ello que continúa el cante para rematar: “si me enamoro alguna día, me desenamoraré, me desenamoraré, para tener la alegría de enamorarme otra vez”.

Algo parecido le pasa al dinero, que igual viene y se va, y más en estos tiempos de crisis, donde la tijera se ha convertido en un instrumento de uso común para recorta donde convenga a la Europa de los mercaderes. Y ello a pesar de que nuestro presidente Zapatero, sastre mayor del Reino de España, me tilde de “bellaco” si mantengo, y así lo hago, que se ha dedicado a recortar a retazos ciertos logros del llamado “estado de bienestar”.

El mantiene que no ha usado la tijera, y él sí que miente como un bellaco al decir semejante falacia. Otra cosa es que no haya más remedio que hacerlo y más cojones que obedecer a los ovarios de la Merkel.

El personal se acostumbra a lo bueno, y cuando la alacena de Hacienda estaba colmada de billetes se inventó Zapatero lo del cheque-bebé o polvo-bebé, ya saben, por un chavalín o chavalina el Gobierno endosaba 2.500 euros a los progenitores, daba igual que estos fueran parados, funcionarios o banqueros de postín; ea, a repartir injustamente, y así ocurrió que los del Opus Dei se pusieron las botas. Y ahora, trinca las tijeras y recorta por igual al parado que al banquero. Si lo de la congelación de nosotros los jubilados no es un recorte que venga Dios y lo vea. Y así podríamos seguir rejuntando trozos de justicia desparramados por los suelos y encontrarnos con casi cinco millones de parados.

¿Tiene esto que ver con las elecciones del 22-M? Tal vez no, tal vez sí. No lo sé. Lo que sí parece es que existe un cierto deseo en dar un sopapo, quizás a destiempo, a alguien ajeno al tema, pero para que repercuta en la carota de ZP.

Pura intuición.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario