domingo, 8 de mayo de 2011

Acto 3ª: Las encuestas


Las encuestas electorales son ese artilugio realizado por expertos para intentar “clavar” los resultados antes de que estos se produzcan, Nunca he tenido la suerte de ser requerido por ningún preguntón.

Dejando a un lado la que realiza el Centro de Investigaciones Sociales (CIS), arma disimulada del gobierno de turno, el resto son realizadas por prensa y radio que las cocinan y precocinan mirando de reojo el gustillo político de sus lectores, y las hay que son solicitadas por los propios partidos políticos a determinadas empresas y que, por tanto, mantienen también un cierto sesgo de favor hacia aquellos que las acoquinan, o sea, que las pagan.

Estos son los sondeos oficiales, pero también se encuentran, y son muy ajustados en sus vaticinios, los que se realizan en las barras de bares y en los ascensores de los grandes bloques de vecinos, lugar éste, en que tan sólo se habla del tiempo y las putadas que hace la clase política.

Aunque es cierto, y por ello es un topicazo, que la mejor encuesta realizada es la que resulta de sumar las papeletas acumuladas en el interior de las urnas, no lo es menos, y no debemos engañarnos y engañar, que el aire que se respira en los distintos ambientes que visitamos es determinante de cara a lo que pueda ocurrir ese fatídico 22-mayo que se aproxima a marchas aceleradas.

Pues bien ese extraño magma formado por lo que dice el CIS, publica la prensa, se respira en los ascensores y se discute en la barra de los camaradas que bebemos porque sí y por hablar, nos vaticinan una victoria del PP como consecuencia de un castigo a ZP del PSOE que, aunque ha intentado hacernos creer, con su próxima salida del Gobierno que él ya se ha castigado, pues buena parte del personal cree que con su retirada no tiene bastante.

Pero no va a correr la sangre en demasía, o sea, el PP va a volver a ganar en las localidades donde gobierna, a no ser que alcalde haya demostrado ser un ceporro; al PSOE le va a ocurrir lo mismos; y será en localidades grandes y capitales de provincia donde el castigo se pueda convertir en venganza,

Otra cosa son las Comunidades Autónomas, pero es para el acto de mañana.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario