martes, 10 de mayo de 2011

Acro 5º: Los vídeos


La mentira forma parte oficial de las campañas electorales. Siempre, y en forma de promesas, se ha mentido durante los quince días que dura esa batalla entre contendientes de los diferentes partidos; pero antiguamente, o sea, en mis tiempos, se conseguía de forma más resultona. Quiero decir que se aplicaba un cierto ingenio, podíamos llamarle también imaginación, y mediante la dialéctica, esa arma política hoy en desuso, se intentaba demostrar, y a veces se conseguía, que de la imaginación a la realidad tan sólo existían un par de saltos.

Con esta matraca de mis artículos electorales, intento hacer llegar a ustedes las artimañas y realidades de las que se valen los partidos políticos para intentar convencer al elector. Uno, aunque no lo desee termina en lo local; que es lo que realmente conoce.

El vídeo, la imagen, se ha convertido en una peligrosa arma electoral. Por aquí, en esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, mi muy querida y “odiada” Málaga, las Juventudes Socialistas han colgado un vídeo en el que se afirma, pero no se ve, que el actual alcalde Francisco de la Torre, más o menos amigo hasta que un tal Briones, Delegado Municipal de Cultura, le puso en el siempre lío de tener que optar entre la verdad y la disciplina de partido, lleva cuarenta años sin bajarse de un coche oficial.

Tal noticia, filtrada con mala uva, es una falacia como un pino que la candidata socialista María Gámez debía haber prohibido. Como diría el hoy deseado por todos Adolfo Suárez, a cuyo proyecto político estuvimos vinculados De la Torre y un servidor de ustedes, “puedo prometer y prometo” o puedo afirmar y afirmo que desde el año 1975 hasta 1995, o sea, veinte años, “aunque hay quien mantiene que veinte años no es nada”, anduvo en taxi, en autobús o pasito a pasito, hasta que en 1995, como independiente en las listas del PP, que comandaba Celia Villalobos, obtuvo acta de concejal y le fue asignado un “cacharro” de poca monta.

Tras dos mayorías absolutas le fue entregada la vara de mandos de la ciudad y un coche oficial, digamos que ganados en buena lid y a pulso. Las mentiras no valen. Seamos serios, Mándelo a paseo, o sea, a pie, ganándoles el pulso electoral, pero no con falsos y tópicos eslóganes.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario