jueves, 28 de abril de 2011

Pep y Mou


Vaya por delante que no soy catalino ni merengue, pero me encanta el fútbol y, por tanto, soy hincha a rabiar de un equipo que se come una rosca de tarde en tarde, pero que muy de tarde en tarde. Dicho lo anterior, que no es moco de pavo, pues es como si no fuese del PSOE o del PP, que también es cierto, comprenderán que paso parte de mi existencia, tanto futbolística como política, a contracorriente.

Soy uno de los numerosos ciudadanos que montó su pequeño tinglado frente a la televisión para ver el encuentro Real Madrid-Barça. Engaño lo mínimo, o sea, lo suficiente para no ser crucificado por la mayoría reinante, pero les confirmo que no trago al tal “Mou” y aunque a “Pep” lo veo algo estirado, me parece un buen tipo.

Dani Alves, además de ser un gran jugador de fútbol es un fingidor como la copa de un pino. Y a Pepe, jugador duro y correoso, se le va la olla de vez en cuando y reparte leña a diestro y siniestro. Ayer fue a por Dani, aunque no le cazó, y el árbitro le sacó tarjeta roja. Ea, a la puñetera calle por matón de barrio. El Real Madrid no es que se viniera abajo, porque ya estaba en el fondo de la nada futbolística, sino que apareció Messi en estado de gracia, estado que es el que debe tener el poeta a la hora de escribir, y demostró que es el mejor entre los mejores, entre ellos incluyo a Cristiano, pero a años luz del pequeño gigante.

Como esa noche Iker no tenía los dedos alargados, “Leo” le metió dos chícharitos en la red; el segundo de ellos fue un verso libre de fútbol que pocas veces volverá a firmar.

Me alegré cantidad, aunque se enfaden algunos amigos míos del Café-Bar “Gran Vía”, pero es que “Mou” me cae muy mal por chuleta, llorón y embustero. Aunque él, cobardón como nadie, da la eliminatoria por perdida, ésta aún no ha terminado, pero el descosido ya se lo ha hecho “Pep”.

www.josegarciapérez.es
www.papel-literario.com
http://el-copo.blogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

No hay comentarios:

Publicar un comentario