lunes, 11 de abril de 2011

El polvorín del Museo Thyssen de Málaga


Esta legislatura municipal que finaliza ha sido una especie de viacrucis cultural para el alcalde de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

Desde un principio, la designación de Miguel Briones como delegado municipal de Cultura no se convirtió en un camino de rosas como cabía esperar, sino que al momento, no llevaba más de treinta días en el cargo, hubo más espinas que rosas a causa del protagonismo de este señor que, por primera vez en la historia, estaría por asegurar que en toda España, consiguió que en un Pleno Municipal el PP votara en contra de la cultura, cultura hecha poesía en una colección de nombre perchelero, a saber, Ancha del Carmen, y que a instancias de él dejó de existir.

Más tarde, y como gran y fatal acontecimiento, Málaga capital quedó descabalgada de la utópica carrera para llegar a ostentar las Capitalidad Cultural Europea 2016 a causa de la mala gestión llevada a cabo por una Fundación creada para tal fin y que presidió Juan López Cohard. Una serie de disputas internas entre el citado presidente y uno de los hombres del Alcalde, Javier Ferrer, amén de un vídeo sobre este perímetro urbano que lo mejor es olvidar.

Llegó después el Museo Thyssen, su puesta de larga a toda prisa, el nombramiento de María López como directora de la pica puesta en calle Compañía, la creación de la Fundación “Palacio Villalón”, el nombramiento de patronos, entre ellos el señor Llorens, y un clamor popular por ver el contenido del Museo de La baronesa.

Todo marchaba al ritmo que lleva la Virgen de la Zamarilla cuando baja calle Mármoles camino de la Gran Tribuna de la Plaza de la Constitución, cuando he aquí que la directora del Thyssen, la citada María López, le ha hecho la peineta al alcalde De la Torre y a la “Tita”, o sea, que ha dimitido de su cargo, y en el camino le acompaña el insigne señor Llorens. Parece ser que, según apuntan los murmullos de la elite malagueña, todo se debe al nombramiento como Gerente de la Fundación “Palacio Villalón” del ya citado Javier Ferrer.

Todo esto a poco más de un mes de las elecciones municipales. Ahora lloverán las críticas, se afilarán navajas, habrá contubernios y los teléfonos echarán chispas. Lo bueno, tal vez sea lo malo, es que Javier Ferrer, a nivel personal, me cae bien.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com
http://el-copo.blogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

No hay comentarios:

Publicar un comentario