viernes, 8 de abril de 2011

El estado del malestar


Del llamado “estado del bienestar” vamos pasando de oca en oca al “estado del malestar”. La gente anda cabreada porque no ve salida alguna a este larguísimo túnel. Todo se va convirtiendo sin remisión en negro, y el purgatorio, a pesar de lo que aventure un buen columnista de este digital, se encuentra ya instalado entre nosotros y en él estamos purgando el trapicheo de otros.

Los comedores sociales acogen en su caridad, además de a indigentes, a una clase social mileurista que va a la bancarrota con un elegante servicio de pobreza digna, silenciosa y vergonzante. La gente se quiere quitar de encima el piso que en su día, cuando las plagas no apuntaban a España, se compró e hipotecó, y resulta que los bancos, no los del parque, recogen las viviendas pero las deudas se mantienen. Haría falta una revolución para arreglar esta dentellada de puro capitalismo.

Los hijos hechos y derechos viven de los padres y hasta de los abuelos. El desamor entre la pareja no lleva a la separación a causa del coste que ello significa y así, sin poder verse, los dúos de hecho y derecho caminan como dos extraños entre los cincuenta metros cuadrados de la casa que los acoge. De los supermercados, el personal que puede hurta productos básicos: pan, leche, aceite, etc.

Nos estamos convirtiendo en rácanos y la propina, una de nuestras señas de identidad junto a la siesta, ha desaparecido de barras y veladores de bares; el personal arrambla hasta con los diez últimos céntimos que son tan difíciles de coger por pequeñitos que son.

Sin embargo, nuestros padres de Europa, los llamados europarlamentarios, que viven como Dios, han votado que de volar en clase turística nanay de la china y, sin indulgencias que valgan, se ha apuntado a mantenerse en la clase llamada de primera. Y se quedan tan panchos y nosotros igual que ellos.

Recemos al Supremo para que la cosa cambie, porque al faltar una miaja de revolución de la buena, España lleva camino de convertirse en un Limbo donde sólo viven de puta madre unos pocos.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com
http://el-copo.blogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

No hay comentarios:

Publicar un comentario