viernes, 11 de marzo de 2011

Vista Alegre


La suspensión de un mitin socialista en Vista Alegre ha hecho saltar las alarmas sobre un nuevo debate en el mapa político español. Hay quien afirma que José Blanco ha decidido su no celebración por ahorro, mientras otros abogan que la decisión viene dada para clarificar que las elecciones del próximo 22 de mayo no tienen carácter nacional y, por tanto, hay que salvar a Zapatero de una posible quema política.

Soy de los que creo que dichas elecciones tienen más carácter estatal que las llamadas generales que, al fin y al cabo, tienen por misión renovar Las Cortes Generales y extraer de ellas, del Congreso de los Diputados, a un nuevo Presidente del Gobierno de España que a su vez designará a un grupo de personas que él o ella estime las mejores, casos de Bibiana, Leire o Valeriano, para regir nuestros destinos.

Ocurre, sin embargo, que dichos destinos dependen directamente más del alcalde o alcaldesa de nuestras localidades que de los grandes gurús de la política nacional. El arreglo del jodido bache, la farola que no alumbra, el cristal roto del colegio de nuestros nietos, la recaudación de los impuestos municipales, la cabalgata de los reyes magos, la celebración de la feria local, el embellecimiento de parques y jardines, la recogida de basura, la falta de agua potable, los líos de urbanismo, etc., son los problemas del día a día, y estas “pequeñas” cuestiones son las que permiten que nuestra existencia sea agradable o vilmente tratada.

Si no hay flujo, o sea, parné contante y sonante de las altas instancias gubernamentales a los humildes y mini financiados ayuntamientos, el culpable no es el concejal o concejala de los Servicios Operativos, sino la mala política gubernamental que se tomó, en un principio, la crisis que nos asola con una sonrisa beatífica que adornaba los dos hoyitos de las mejillas de nuestro presidente Zapatero.

Pues sí, aunque el 22 de mayo sea un día para elegir a nuestro alcalde o alcaldesa, de paso, haya o no mitin en Vista Alegre, estamos examinando al Presidente del Gobierno, al que abre o cierra la financiación de nuestra maltrecha vida cotidiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario