martes, 29 de marzo de 2011

A un malacitano indignado


Parte de la clase política es una birria por no decir una mierda. Sálvese el que pueda.

Viene a cuento este breve y bello preámbulo porque he recibido hoy, por ayer, un malvado email enviado por un malacitano indignado en el que vierte toda clase de falsedades contra el candidato de IU, Pedro Moreno Brenes. Ya el hecho de refugiarse en un cobarde anonimato lo dice todo, aunque esa sea una práctica cada vez más en uso y al que los medios de comunicación tendrán que poner un cierto freno.

Es de agradecer, aunque ello demuestre su falta de inteligencia, que el malacitano indignado me haya proporcionado una suculenta base de datos, más de cien direcciones de correos electrónicos que van desde asociaciones de vecinos, distritos de Málaga, medios de comunicación (al copo lo considera uno de ellos, lo que habla a mi favor), hasta peñas y un complejo mare magnum de particulares; y decía que demuestra su falta de inteligencia porque no ha usado el cómodo truco de “destinatarios ocultos”, sino que ahí va toda una nutrida demostración de que es un político de cierta altura y, además para más inri, acompaña un documento oficial, una solicitud, sustraído de fuentes municipales.

En él intenta demostrar que el citado Moreno Brenes ha influido en el alcalde Francisco de la Torre para que a su esposa, funcionaria municipal, le sea otorgado el cargo de Jefatura de Sección de Secretaria, al que tiene derecho legalmente. La solicitud de Trinidad Navarro, fechada el día 16 de diciembre de 2003, o sea, cuatro años antes de que Moreno Brenes fuese elegido concejal del Ayuntamiento de Málaga por IU demuestra la torpeza del malacitano indignado que, creo yo, debería demostrar las artimañas de que se ha valido para hacerse de un documento interno del consistorio.

Estimo que este indignado malacitano debe ser alguien, por no decir algo, preocupado por una posible remontada de IU en las próximas elecciones municipales, o bien un enemigo próximo a él, pero sea quien sea, y aunque desee, dice él, el restablecimiento de un arrechucho de Moreno Brenes, la verdad es que ha intentado apuñalarlo para rematarlo políticamente.

Jamás he visto operación política más burda, falsa y cruenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario