miércoles, 2 de marzo de 2011

Otros 68.000 parados más


Con un Andaluces levantaos se cerraban los fastos del último día de febrero, dígito 28 y apodado “Día de Andalucía”. Plegadas las banderas de las peñas y romerías, terminado el puente y finiquitadas las últimas paellas de la fiesta, nos despertamos hoy con el trágico anuncio de que el paro ha subido durante el mes de febrero en España en más de 68.000 personas con nombres y apellidos concretos.

Una auténtica lotería al que no le haya tocado quedarse los lunes al sol. Cada día de febrero, más de dos mil personas han comprendido que se han despertado con las manos introducidas en el bolsillo y silbando por lo bajini camino del Paseo del Parque o buscando una partida de dominó donde pasar buena parte de la mañana.

Ese drama, del que se habla en forma de estadísticas y efectos comparativos con otros años, es el gran problema de este país que reduce su velocidad a 110 kilómetros por hora y busca la solución, solución bancaria, en tierras árabes con limosnas que por lo bajini, y siempre buscando beneficios, largan los grandes jeques y reyezuelos que mean colonia a costa del oro negro.

Aquí no se levanta nadie, pues hasta Dios duerme un sueño plácido dejando al hombre y a la mujer la posibilidad de la lucha contra un poder que sabe de la sumisión del pueblo; pero el hombre y la mujer creen que Zapatero y Griñán hoy, mañana Rajoy y Arenas, y pasado mañana el moro Muza, nos van a sacar del atasco de la miseria y de la degradación de la corrupción.

Sabemos que España no va bien y creemos que va mal, pero ni lo uno ni lo otro; ocurre que nuestros gobernantes saben que dormimos una larga siesta de conformismo y encogimiento de hombros, pues siempre estimamos que la canina de la miseria no va a llegar a nosotros, y aquellos que ya la tienen confían en que una especie de maná, caído de la nada, les va a salvar.

Levantaos de una puñetera vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario