jueves, 31 de marzo de 2011

Mi "guerra" contra la guerra


A través de Facebook, recibí hace unos días un mensaje para asistir el pasado martes, día 29 a las 20:00 horas, a la Plaza de la Constitución para formar parte de una concentración a favor del “NO a la Guerra”. Estos mensajes tienen tres posibles respuestas a la pregunta ¿asistirá?: sí, no y tal vez. Con lo chulo que soy, pinché en el “sí” y mi respuesta, creo yo, dio la vuelta al mundo.

Como no sabía de los medios que podían tener los organizadores, por mi cuenta me hice una especie de tarjeta con la leyenda “NO a la guerra”, tarjeta que introduje, junto a un imperdible, en el bolsillo de atrás del pantalón y marché Mármoles abajo hasta la Tribuna de los Pobres para encarrilar calle Compañía y desembocar en la Plaza de la Constitución.

El lugar era un hervidero de gentes de todas las leches. Ya se está montando la Gran Tribuna Farisaica que acogerá a los poderosos para contemplar la Pasión y Muerte del Crucificado, aquello era un río de personas que iban y venían con sus capirotes al hombro o con sus móviles pegados a las orejas, también se veían decenas de periodistas y fotógrafos con credenciales para asistir de gañote al Festival de Cine, la alfombra roja extendida sobre la coquetona Larios apuntaba a una especie de nuevo carnaval, pero, lo que son las cosas, no había nadie que tuviese un distintivo del “NO a la Guerra”.

Qué hace un hombre como tú -me pregunté- en este campo de batallas a tus 75 tacos. Y así fue como colocado frente al Café Central, eché mano al bolsillo de atrás, extraje mi credencial manual del “NO a la guerra”, la incorporé junto a mi corazón gracias al imperdible, sentí una cierta vergüenza y dí un par de pausadas vueltas por aquel infierno de vanidades.

La verdad es que alguien se quedó mirando mi pelaje, pero todos fueron respetuosos con mi solitaria opción. Así que pasado unos 15 minutos, volví al barrio más contento que unas pajarillas al tiempo que me decía: “Has vencido, has logrado que el mundo no te cambie, aunque tú seas incapaz de cambiarlo a él”

Y me tomé un par de güisquis.

www.josegarciaperez.es
www.papel-literario.com
http://el-copo.blogspot.com o pinchando “el copo de pepe”

1 comentario:

  1. Me gusta todo el articulo......la ultima frase impactante.Besitos tio.

    ResponderEliminar