martes, 22 de marzo de 2011

De Torrijos a María Gámez


Conocí personalmente a María Gámez, actual Delegada de Gobierno de la Junta de Andalucía en málaga, el 28-F del año en curso en el homenaje que anualmente otorga el Ayuntamiento a Blas Infante. Durante el transcurso del mismo, el alcalde Francisco de la Torre hizo una brevísima alusión muy positiva a mi persona y ella, María, finalizado el homenaje se acercó a mí, y ya saben, el par de besitos en las mejillas y el susurro que había oído hablar de mí -quiero creer que bien- y que tenía ganas de conocerme personalmente, hecho que agradecí al tiempo que le deseé suerte en la ya próxima campaña.

Con motivo de uno de los numerosos actos propagandísticos con los que somos bombardeados por los candidatos, al igual que Gadafi y los que caigan, María Gámez, según leo en los papeles malacitanos de El Mundo, ha llegado, no a compararse con Torrijos, el joven García Caparrós o los miles de malagueños que durante la fraticida guerra incivil española huyeron de la “quema fascista” por la carretera de Almería, sino a envidiarlos y a mostrar su deseo de luchar por una Málaga más justa.

Me cayó bien María aquel 28-F al que he hecho mención, pero, perdona el tuteo creo que te equivocas a la hora de comparar una campaña con una heroicidad o martirologio laico.

Una campaña es algo muy diferente a un fusilamiento, una bala perdida, o no, y una escabechina. Una campaña municipal, no lo olvides María, es demostrar al pueblo que tienes a toda Málaga en la cabeza, que eres conocedora de sus problemas, que has dado el “callo” por ella antes de este trimestre y que, esto es muy importante, has sido capaz de pulsar sus miserias para impulsar sus soluciones (ay Los Asperones). Pulsar e impulsar, o sea, patear sus barrios, olvidarte de Blanco y darle media vuelta a esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

Te deseo suerte y también a De la Torre y, lógicamente, sin olvidar a Pedro Moreno Brenes, candidato de IU, pero por encima de vosotros se la deseo a los vecinos de esta ciudad para que a la hora de depositar su confianza en las urnas no les falle el candidato, o candidata, elegido/a.

Últimamente, a nivel personal, me siento defraudado por mi anterior elección.

A lo que mandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario