miércoles, 9 de febrero de 2011

Mas, Zapatero y Merkel


Aparte de otras prebendas, Artur Mas, Presidente de la Generalitat, se ha dado una vuelta por el Palacete de la Moncloa, y el Supremo Jerarca de la Nación española, señor Zapatero, le ha concedido el “nihil obstat” (no hay obstáculo) para que Cataluña pueda emitir deuda pública y seguir endeudándose, dado el estado de mojama en que el ex honorable Montilla ha dejado las arcas catalanas con tanto gasto superfluo de embajadas e idioteces similares.

No había pasado media hora cuando las distintas facciones y fracciones de la España autonómica, endeudadas por mor de que el “dinero público no es de nadie” (Diccionario del Disparate de Carmencita Calvo, ex ministra de Cultura, Gobierno de España), y aniquiladas por la negativa del todopoderoso ZP a endeudarse, desenterraron tirios y troyanos, socialistas y populares, el hacha de guerra y, todos a una, pidieron la cabellera del todopoderoso habitante de La Moncloa; éste, sin arrugarse, mirando al desierto y saboreando su propio talante, lanzó una bocanada de fumata de la paz al viento de la ruina y dijo: “hágase”, o sea, el que quiera que se entrampe más, pues para cuatro telediarios que me quedan no vale la pena que pasemos más ratos malos.

Dicho lo anterior, y sin caer en sus consecuencias, pues todo lo hace en función de su particular “baraka”, desalojó de la bragueta la pequeña o gran minina que el “monstruo” pueda poseer y regó las fauces de la Merkel, a la que el día anterior, palabrita de honor, había prometido que se habían acabado en España el volteo de campanitas del euro; por todo ello, nada tendría de extraño que Angela, vuelva su bella melenita hacia nosotros y nos putee en alemán, que es la mejor manera de avasallar.

Mientras tanto, aquí en Málaga, el carril-bici, la ubicación de las putas y el qué hacer con Miguel Briones se están convirtiendo en los principales problemas del PP de Málaga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario