martes, 1 de febrero de 2011

Las carpetas de Zapatero


Entre “el Carcaño”, “el Cuco”, Zapatero y Rajoy, las televisiones nos andan machacando sin misericordia alguna. Por mi parte, he perdido la pista de los dos primeros y de los dos últimos, mejor no hablar. Los dos “niños” sevillanos se traen un cachondeo con la policía y la justicia que da un cierto asquillo ese ir y venir de mentira en mentira, y los dos políticos, hoy de moda más que nunca en la caja tonta, tienen una montada con la edad de jubilación de los escasos currantes que no hay un dios que sepa, hoy por hoy, cuándo van a dejar el currelo y cuánto van a cobrar cuando engrosen el cuerpo de los congelados jubilados.

Así las cosas, el otro día -todos los días me parecen iguales- una bella periodista realizó una dulce entrevista al presidente Zapatero que, entre sonrisas y sonrisas por ambas partes, parecía más bien una cosa de esas que llaman del corazón y que, aunque sea basura de la buena, tiene más trapío y morbo que la realizada al simpático ZP.

En el justo momento de depositar unas pastillitas de sacarina en el café de mierda que ahora tomo, la bella chica preguntó al gran socialista por la posible sucesión de su persona en el partido de la “o” de obrero y la “s” de socialista. Fue entonces cuando Zapatero demostró ser un político de Estado y comenzó a disertar sobre la teoría de las carpetas, afirmando que todas las carpetas que tenía abiertas trataban sobre la crisis económica y sus soluciones, y que la de la cuestión sucesoria la tenía aparcada y cerrada hasta que llegase el momento.

Viendo como están las cosas, a mí me da exactamente igual que esta última la abra o no, pero respecta a la otras, o sea, a las de las soluciones para solventar la crisis económica lo mejor es que les dé el carpetazo.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario