sábado, 12 de febrero de 2011

Carnaval


Lo mejor que he oído esta semana es el siguiente chiste real: “Un hombre va paseando por el Parque, detiene su camino, extrae de su bolsillo un paquete de Malboro, saca un cigarrillo, mira a izquierda y derecha, lo enciende, expulsa el humo con parsimonia y se dispone a disfrutar de la fruta prohibida. Se levanta una suave y leve brisa de levante que hace que el humo se extienda apaciblemente por el bello paisaje. El blanco del humo y el verde del follaje conforman un lindo espectáculo. Cuando el buen señor, gozoso en sí mismo, va a dar la cuarta calada al pitillo, una señora enfurecida le grita “me está usted molestando con su cigarro encendido”. El señor la mira complaciente, expele el humo hacia el azul cielo y le susurra al oído de la señora: “pues váyase usted a un bar, hija de la gran puta”

Y es que el transcurso de los años va transformando el mundo. Hasta podría ocurrir que esas boinas de polución que embargan a las grandes ciudades, sean debidas a los desheredados fumadores que arremolinados en las puertas de bares y restaurantes expulsan, todos a una, compulsivamente, el humo de sus cigarros al cielo que, poco a poco, va tomando ese color y olor de pulmón de fumador.

Y es que estamos ya, oficialmente, metidos en el Gran Carnaval. Y digo oficial, porque lo que es el antifaz o la máscara forma parte natural de nuestra forma de ser, sentir y vestir; podemos cambiarla según las circunstancias, pero jamás desprendernos de ella.

Algo así está ocurriendo con las potencias occidentales, ya saben, EEUU, Alemania, Francia, España, Italia, etc., naciones que hacen 19 días apoyaban a Mubarak en Egipto o a Ben Ali en Túnez, y que siguen haciéndolo con Gadafi en Libia, Buteflika en Argelia y Abdalá Saleh en Yemen, y que, de repente, se han quitado, con los dos primeros, la careta de aliados y se han colocado la de adversarios; a los otros les pueden quedar tres telediarios.

Por hoy, dejemos el Carnaval internacional en estas líneas.

www.josegarciaperez.es

2 comentarios:

  1. José, tienes un don especial para enredar las letras y llevar al lector de manera sorprendente desde algo simple y gracioso, como es un chiste, hasta algo muy serio y problemático como es la política mundial pero sin perder esa fina ironía que nos hace sonreír. Me gusta leerte. Un abrazo. MAGDA.

    ResponderEliminar
  2. La ironía es la madre de la literatura.
    Gracias Magda.

    ResponderEliminar